viernes, 4 de junio de 2010

Una percepcion agradable con tintes algo frustrantes


Música: Cuarteto para flauta (1777), de Wolfgang Amadeus Mozart.









El arte en eventos se manifiesta, en estos momentos, como un artículo de lujo con el que las empresas aumentan, casi de forma inconsciente, su prestigio y dan nota, de alto poder adquisitivo y solidez.

Resulta agradable para el artista, observar, las caras de satisfacción en los usuarios y resulta algo frustrante la percepción de carencia de sentido, en el ámbito del uso útil de todo el despliegue de trabajo que se emplea.

Como si de un partido se tratara, de rebote, resulta frustrante, en quien contrata algún tipo de manifestación artística para su evento, cuantificar sólo caras de satisfacción y no un rendimiento óptimo de beneficios a la inversión.

Romper el círculo vicioso de frustraciones mutuas al final de un evento, es factible y fácil de realización. Solo hay que conocer y dar uso a la técnica adecuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario