miércoles, 16 de junio de 2010

Marketing de experiencias revisión de estructuras simples de

Revisión de estructuras simples en el Marketing de Experiencias

La vivencia es compartir experiencias. La vivencia es el juego que usamos para explicarnos a nosotros mismos, sólo viviendo, comparando nuestra posición con el entorno adquirimos plena conciencia de quien somos en realidad. Un artista juega al juego de la vivencia de miles de roles con los que ni soñaría estar de acuerdo, el deseo que anima a esa vivencia es la de la explicación y completo entendimiento de su entorno. Sin esa interacción la vivencia no es posible, tampoco es satisfactoria si no llegara el momento de compartir con otros esa experiencia. Una marca es un complejo mundo de vivencias que necesita interaccionar con empleados y clientes.

La creatividad, aparenta ser un síntoma y como tal hablamos de ella. Sin embargo, es un proceso, que como todo proceso se convierte en técnica y que puede ser entrenado a placer desarrollándola a límites imposibles. La creatividad se manifiesta como la clave para solucionar problemas. Es la capacidad de contemplar detalles inmensos y mínimos, procesar información extensa, revisar contextos y asociar todo creando nuevas posibilidades. Sin el deseo de control sobre los procesos creativos las limitaciones para dar con soluciones, cada vez, más efectivas son más evidentes. Un ser creativo no es sólo la persona que explosiona en manifestaciones más o menos hermosas, un ser creativo se comporta como un procesador de información, que tiene la capacidad de asociar entre todas esas informaciones aún sean contradictorias, que encuentra nuevas posibilidades y es capaz de buscar la forma, el estilo y el contexto adecuado para expresar esa nueva posibilidad que contiene el máximo de datos y que se esforzó en encontrar.


El conflicto creativo,
La creatividad no sucede sin este componente, no es posible que el arte haga su aparición más espectacular como agente de relación y de cambio, si no aparece la necesidad y el deseo de cambiar, transformar o reinventar un status quo reinante. El arte se construye como un contendor de información acumulada desde que el hombre se llamó a si mismo hombre, cada elemento que el arte manipula para emitir un mensaje contiene información de miles de experiencias y esta información adquiere carácter de muestra en cualquier manifestación artística sea esta del tipo o estilo que sea. Pero si el objetivo, es transmitir un mensaje en cualquier contexto el arte se ha de nutrir del conflicto creativo para generar tensión dramática y potenciar la relación y el diálogo. Si la empresa tiene como meta convertirse en marca es preciso que tenga en cuenta que este componente es imprescindible en la planificación de la estrategia que dibuje para relacionarse con su empleado o cliente.

La interactividad, Es el recurso que cualquier artista que ponga su obra bajo la luz de los focos e invite a otros a participar de ella, busca sin pausa. La interacción puede ser visual, parcial o total, en cualquiera de estos puntos la capacidad de interacción es fundamental y se fundamenta no es las formas, sino en el handicap de si hemos elegido cualquiera de estos canales con un objetivo concreto y la eficacia de los medios puestos a disposición del mensaje que se hallan decidido emitir. Resulta complicado, desde fuera, creer que en un espacio a la italiana, donde el público no tiene voz y voto, suceda sin descanso, un movimiento de respuestas que irremediablemente contribuyen a la realidad de cambios estructurales en milésimas de segundo en cada detalle de un espectáculo o evento que llevan a establecer un diálogo del que hay que estar siempre pendiente. Sin embargo, esto sucede y sino está pasando, en cada momento, es hora de plantearse quien le vende y que le vende en la organización de sus eventos.

Las mejores ideas son las que mejor se ajustan a sus objetivos concretos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario