lunes, 26 de julio de 2010

Generando Branding con Marketing de experiencias en eventos


Branding con Marketing de Experiencias

Convertir un gasto habitual en un gasto rentable que, además, aporte valor reputacional.

Crear una imagen de marca, presentar un único mensaje sobre la empresa, sus productos y sus servicios da comienzo en un esfuerzo por parte de los iniciadores del proyecto empresarial para lograr diferenciar su negocio del de otros miles de competidores que venden productos y servicios similares es el objetivo.

Marketing de experiencias se posiciona en el espacio de relación directa con el cliente cuando establece la lectura correcta de los valores funcionales. Cuando revela ante los ojos de los propios empresarios el valor emocional que contiene su modelo de proyecto, revisa los valores sociales que la empresa puede aportar mejorando el entorno para generar empatías y da forma, en un discurso coherente de principio a fin todos estos conceptos de valor. Comienza a accionar cuando precipita la imagen del concepto de negocio, de forma adecuada, mostrando la dimensión no lineal de un proyecto empresarial. Una vez conceptualizada la imagen de marca, Marketing de experiencias crea acciones efímeras y administra, de forma correcta, manifestaciones artísticas que buscan generar experiencias compartidas que provoquen un diálogo enriquecedor con el cliente, profundizando la relación, hasta convertirle en un usuario o fans, vinculado al modelo de negocio concreto.

Marketing de experiencias, encuentra espacios físicos de interacción en entornos rutinarios de relación de la empresa con su cliente y en encuentros puntuales donde la empresa decide programar eventos. Construir experiencia en cualquiera de estos espacios utilizando los recursos habituales que, la empresa, ya programa, como lujos que aparentan ser solo regalos. Usar Marketing de experiencias es apostar fuerte por dar una rentabilidad a un tipo de inversión que, simplemente, va a realizar en muchos casos, tomando de antemano la decisión de efectuar el gasto a fondo perdido, consiguiendo un impacto mínimo en el cliente que llega como asistente a su evento.

Los ámbitos de actuación y transformación de empresa a concepto de marca que ofrece Marketing de experiencias, son, como realidad palpable, el regalo de cultura y arte que hoy en día es demandado con mucha más fuerza que otro tipo de regalo, consiguiendo la empatía y el agradecimiento habitual. Pero también ofrece, la posibilidad de selección de productos artísticos acordes con la imagen de marca que se quiera transmitir. La oportunidad de crear experiencias compartidas donde recabar información, facilitar la comunicación de mensajes corporativos. La oportunidad de generar un diálogo enriquecedor que desemboque en colaboración mutua provocando una relación profunda y más satisfactoria con el cliente transformando a este en usuario o fans que provocará un boca a oreja de dimensiones máximas aportando acciones de interacción óptimas.

Marketing de experiencias se muestra como un arma fundamental cuando la experiencia de relación anterior con el cliente ha sido negativa, el espacio de interacción adecuado provoca la estructura correcta para descubrir los errores, para poder facilitar explicaciones y encontrar ámbitos nuevos de relación que despierten los sentimientos de empatía correctos para que la transformación pueda caminar hacia la acumulación de experiencias positivas.

Conseguir que su evento sea útil consiste sólo en tomar una decisión. Un departamento de Marketing puede apreciar el valor estratégico que Marketing de experiencias aporta a su despliegue en el mercado. Un equipo directivo puede rescatar el desarrollo de posicionamiento que ese potencial puede lograr en el proceso de identificación racional y emocional de una persona con una marca cuando reconoce en ésta valores funcionales, sociales y emocionales que proporcionan una experiencia positiva en relación con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario