martes, 27 de julio de 2010

Generando Branding con Team building

Branding con experiencias de Team building

Convertir un gasto habitual en un gasto rentable que aporte a los empleados valor reputacional y que sostenga, en ellos, este valor como principal mensaje a transmitir, de forma correcta, a los clientes.

Si crear una imagen de marca, presentar un único mensaje sobre la empresa, sus productos y servicios exige un esfuerzo por parte de los iniciadores del proyecto empresarial para lograr diferenciar su negocio del de otros miles de competidores que venden productos y servicios similares, también, se ha de tener en cuenta que el canal de comunicación más frecuente con el cliente es el empleado que tiene relación con él.

Si Marketing de experiencias identifica la diferencias, construye mensajes, elabora discursos coherentes de principio a fin dando valor a los aspectos funcionales, emocionales y sociales de la empresa dando retorno a inversión. Aprovechar inversiones en eventos, que programa la empresa para generar relaciones vinculantes con sus empleados, con la misma técnica de compartir experiencias, es optar por dar utilidad a esa inversión, precipitando en el trabajador la imagen del concepto de negocios, de forma adecuada, mostrando la dimensión no lineal del proyecto empresarial, creando acciones efímeras y administrando manifestaciones artísticas que buscan generar experiencias compartidas donde profundizar la relación con el empleado convirtiéndole en usuario o fans vinculado al modelo de negocio que tendrá más fácil la tarea de comunicación del mensaje corporativo al usuario cliente.

Obtener una lectura completa del diálogo que aparecen en las experiencias compartidas, ofrece, valor extra a un departamento de Recursos Humanos que quiere, además, ayudar a fomentar un modelo de productividad de crecimiento, detectando obstáculos individuales y grupales, pudiendo, así encontrar recursos más satisfactorios que aporten soluciones más efectivas.

Soluciones que adquieran un carácter de más efectividad también requieren de una inicial toma de decisiones. Es preciso elegir entre un modelo que apuesta por el fomento de la competitividad individual o la competitividad grupal. En ambos casos o en un modelo más equilibrado donde los dos tipos de competitividad sean capaces de convivir, la elección consiste en determinar con claridad el camino de una formación que atiendan tanto al aprendizaje del aspecto funcional, como al desarrollo de los conceptos emocionales y sociales de la marca.

La validez de las disciplinas artísticas en el desarrollo de los procesos de creación de la marca, permiten observar el valor añadido que los recursos de ocio ofrecen a planes de formación.

Team Building con recursos de ocio encuentra espacios físicos de interacción en entornos laborales de formación ofreciendo el arte y la cultura como un regalo que hoy en día es demandado con mucha más fuerza que otro tipo de regalo, consiguiendo una empatía más vinculante.

Construye propuestas formativas que unifican los tres ámbitos de estudio y aplicación práctica de uso necesario en la relación con el cliente: el valor funcional, el valor emocional y el valor social de la marca.

Aportan a la formación un carácter lúdico y de experiencia interactiva nada desdeñable por sus magníficos resultados.

Se nutre de los beneficios de técnicas ancestrales que construyen equipos de alto rendimiento con cualquier pretexto de creación artística. De estas técnicas se pueden aprovechar los secretos que permiten a los artistas poseer habilidades de valor incalculable como:

Capacidad creativa. Capacidad para estructurar y canalizar mensajes. Capacidades inigualables de comunicación. Capacidad para ofrecer respuestas rápidas que siempre están en consonancia con el contextos. Capacidad de lucha hasta lograr el objetivo. Capacidades de escucha de mensajes conceptuales y comunicación no verbal, de control de espacios, de valoración de todo tipo de riesgos aportando soluciones creativas en segundos, de lecturas claras de intencionalidad en el oponente, de diálogo a la máxima expresión siempre buscando la realización del objetivo propio. Control de todo el instrumento psicofísico poniendo este al servicio de la expresión y comunicación de un mensaje concreto. Acción precisa en entornos de máxima presión. Pertenencia a la tarea y a un grupo a niveles máximos.

Un departamento de Recursos Humanos puede apreciar el potencial de estas aplicaciones, un equipo directivos puede observar ese mismo potencial y rescatar el despliegue estratégico que ese potencial puede lograr en el proceso de identificación racional y emocional que una persona adquiere con la marca cuando reconoce y es capaz de comunicar los valores que darán una reputación de marca envidiables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario