viernes, 13 de agosto de 2010

Arte y Marketing pero no sé como hacerlo

Francisco de Goya, Retrato de Isabel Porcel (National Gallery de Londres).


He decidido cambiar viejos hábitos por hábitos nuevos. Desterrar miedos y salir a caminar por nuevos senderos. Elijo cambiar mis eventos clásicos por eventos que se conviertan en herramientas de calado estratégico. Quiero sacar rendimiento tangible a la inversión que tengo que realizar para montar el evento. Decido sentarme a escuchar y a dialogar para emprender carreras de buen posicionamiento probando teorías de personalización para branding compartiendo experiencias. Quiero transformar clientes en usuarios.

Pero no se como hacerlo.

Recordando procesos: Marketing saca estadísticas y estrategias que se convierten en objetivos. Los objetivos nacen de responsabilidades. Las responsabilidades tienen su origen en el valor emocional que comparten personas que participan de una manera y otra en todo el proyecto. Es hora de dejar que Arte se cuele por esos huecos sacando estructuras emocionales.

Hay que pedir a Arte que todo esté perfectamente colocado en su sitio, debemos pedirle que nos explique donde está en mensaje y que lo haga más claro, más sutil, más a la izquierda o que lo ruede hacia adelante. Pero es preciso dar tiempo: recuerdo que Arte se encierra meses enteros poniendo en pie hipótesis que se convierten en fracasos que soportan la construcción de nuevas estructuras que se transforman en éxitos. Si Arte, siente que las prisas o los secretos invaden espacios que deberían estar ocupados por trabajo serio, terminará aburrido de juegos que de antemano, sabe, que detendrán el movimiento hacia el éxito.

Pero recuerda, debes hablar con Arte y no con cualquiera aunque ande disfrazado y jugando a que es un artista cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario