miércoles, 18 de agosto de 2010

Eventos convertidos en estrategias ¿Para qué?

Para qué queremos eventos convertidos en herramientas estratégicas


Eventos para evitar hacer inversiones que mueran sin rentabilizar esfuerzos y dinero. Para conseguir espacios que ayuden a transformar el concepto empresarial en marca. Para conseguir información precisa que nos ayude a crear la diferencia con la competencia construyendo historias que nos identifiquen y nos permitan conseguir un buen valor emocional con el que relacionarnos. Para ir poco a poco olvidando frustraciones viejas que nos posicionan como segundones en la carrera con la competencia, ahora si, ahora no, ahora que paro me quedó yo con la silla de la primera posición. Para olvidar completamente la necesidad de vigilar al empleado, a la competencia, vigilarse a uno mismo por si decimos algo incorrecto. Para gozar de una libertad más espléndida que nos permita soñar con abrir horizontes nuevos donde planificar la expansión de nuestro modelo de negocio. Para cumplir sin agobios dando resultados óptimos a todas nuestras responsabilidades.

Eventos donde ir dando forma a la historia que conformará mi personalidad única aportando valores funcionales, emocionales y de responsabilidad social que ayudarán a encontrar el espacio diferenciador con el que nos sentaremos a escuchar mientras buscamos juntos oportunidades de negocio en común. Eventos donde aprender el arte del diálogo proponiendo y escuchando para profundizar relaciones con empleados y clientes donde las promesas fluyan de forma coherente entre todos. Para encontrar deseos de compartir experiencias, diseñarlas a gusto de todos convertidas en algo útil que nos ayude a encontrar amigos, usuario, fans que protegerán, cuidarán y esperaran por mi valor funcional.

Eventos para nunca más copiar palabras que suenan huecas. Para dejar de copiar espectáculos, mensajes, manteles, colores y olores que usó ayer o usará mañana, nuestra competencia. Para no recordar nunca jamás que los bufones alegres se fueron manteniendo su estado vital por las nubes y que nosotros quedamos huérfanos de miradas que nos puedan considerar tan sinceros como lo que nos hicieron sentir que son ellos.

Para dejar de perder dinero en objetos y muestras que acabaran en el cajón de la cómoda totalmente olvidados.

Eventos para cambiar aspectos de oficinas lúgubres y tristes llenas de estados anímicos tediosos y pretenciosos de empleados que, ahora y más que nunca, saben que mentimos. Que hacen sonar tenedores contra copas pensando, hoy gozaré de tu "regalo" pero, ojo, no olvidamos quienes sois. Para, que olviden y nosotros olvidar dejando brotar empatía y pertenencia sublime a la tarea. Generar profesionalidad en todos los huecos que antes ocupaban sueños rotos. Romper la visión caduca y cambiarla por creatividad, ilusión, emocionalidad y esperanza. Para leer las habilidades potenciales que, hasta ahora, ni nos habíamos dado cuenta que podíamos usar en los empleados. Eventos para aportar soluciones que construyan habilidades nuevas que nos permitan imaginar futuros más brillantes que los pasados que tuvieron éxitos. Eventos para enseñar cualidades que permitan el cuidado de una imagen de marca perfecta. Eventos para dejar de jugar a la mesa del miedo y en vez de tormentos, tengamos amigos, fans y usuarios perfectos que darán empaque ideal a la marca.

Eventos para construir espacios de relaciones más acertadas con los clientes potenciales. Eventos para limar asperezas con los clientes más viejos. Eventos para conseguir transmitir correctamente el mensaje compuesto de valor funcional, emocional y de responsabilidad social de nuestro modelo de negocio. El mensaje adecuado a nosotros que nos dote de una correcta reputación. Eventos para que nos vean a nosotros y no al mantel de la competencia, a nosotros y no al espectáculo que se llevará todos los aplausos eliminando la posibilidad de recuerdo de nuestra diferencia. Eventos que nos ayuden crear experiencias compartidas que conviertan clientes en amigos, fans y usuarios que utilizaran el boca a oreja dejando constancia emocional de que aquello, si que les gustó porque les sirvió. Les fue útil. Que esperarán por nosotros a pesar de las distancias que generemos.

Eventos para ser diferentes. Para eso quieren los eventos convertirse en herramientas estratégicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario