lunes, 9 de agosto de 2010

Que es Branding

Branding es el arte de diferenciarse, de forma clara, de la competencia

La clave para lograr la diferencia nace de la necesidad, cada vez más complicada, de lograr ventajas de posicionamiento en entornos trillados, donde el mensaje que se transmite, se circunscribe al espacio que ocupa el valor funcional de un producto o servicio. Espacio donde lograr la tan ansiada diferencia se convierte en algo, que resulta del todo imposible.

La marca es el sello que nos define. Creer que lo que nos define es un logotipo o algunas estrategias comerciales y de marketing con mensajes planos, poco consistentes y alejados de la percepción del proceso en que esos mensaje entrarán, de forma irremediable, en interacción con el espacio mental y emocional del interlocutor donde, además, se producirá un diálogo interno que acabará en una toma de decisiones particular es errar el concepto de construcción de una marca por negación de una evidencia.

El Branding se nos brinda como una herramienta de construcción de entidad corporativa que atiende a todo el proceso de comunicación con el usuario, asumiendo, que éste tiene siempre guardada la opción de elegir entre lo que contamos y lo que cuenta nuestra competencia.

El Branding revisa los espacios que ocupan esos entornos donde el usuario llega con un bagaje, que sino escuchamos o podemos percibir, no lograremos adaptarnos y adelantarnos ofreciendo soluciones y reconoce, que una vez se ha establecido la relación, el mismo usuario, tiene capacidades de decisión independientes del mensaje que le hemos transmitido a pesar de la belleza o fuerza que creamos haber depositar en el.

El Branding construye mensajes que tienen que ver con la pasión que anida en las emociones y la mente del usuario en relación con la pasión que oculta los núcleos identificativos de pasión que se desarrollan en el entorno empresarial que intenta la comunicación. Acomoda estos mensajes en una historia concreta, que siempre será ya de por si, diferenciadora, aunque no lo hallamos previsto así y tendrá espacial cuidado en la puesta en pie de experiencias donde el mensaje encontrará los canales de comunicación óptimos para conseguir el calado mental y emocional que permitirá al usuario sacar conclusiones más acertadas y útiles.

La capacidad de transmitir emociones coherentes de principio a fin con todo el mensaje y la estructura que soporta la construcción de este, es el objetivo más importante a conseguir en la relación entre el cliente - empleado y la empresa para que ésta comience el proceso de transformación a una relación mucho más beneficiosa de usuario - fans de una marca.

Los entornos que lideran la construcción de una marca han de desarrollarse y obligan a planificar reuniones de trabajo donde la gerencia, marketing, cualquier departamento que tenga relación con clientes o empleados han de sentarse a definir procesos con agencias de publicidad, agencias de eventos y cualquier proveedor o colaborador que ejecute acciones finales en la cadena de comunicación de la empresa con sus usuario porque la marca comienzan a gestarse en el plan de negocio.

De esas reuniones, es preciso sacar resultados concretos: se han de definir estrategias donde crear la vivencia adecuada para que el producto y los servicios, leídos de forma correcta y ya convertidos en historias que transmiten mensajes, se pongan a dialogar con el usuario. Integrar el concepto de marca precisa del cuidado de todos los momentos donde la empresa ha de relacionarse con los usuarios. Crear una cultura de marca es la forma más sencilla de lograr que, en esos puntos de encuentro, la transmisión correcta del mensaje corporativo corresponda al proceso en el que todos los elementos empresariales logren jugar bajo el mismo concepto de marca. Se ha de lograr comunicar quién eres, lo que haces, cómo lo haces y aprovechar cualquier momento para producir experiencias fascinantes y que inviten a la interacción. Recordando que las marcas hablan de ti pero dialogan con ellos.

Si el objetivo es lograr que el público te busque a ti en vez de tú buscarlo a él, resulta imprescindible, convertirse en algo más que un logotipo o miles de frases hechas que de tanto oírlas en nuestras bocas y en bocas de la competencia, ya suena a huecas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario