viernes, 6 de agosto de 2010

Eventos para Branding, se puede probar esta combinación.

Paisaje: Puerto con el embarque de la Reina de Saba (1648), de Claude Lorrain.


Se podía probar, a fin de cuentas, invierto ya en eventos. Y es cierto, que uno de nuestros eventos que sea programado con recursos artísticos atrae al usuario más que sino le prometes esa asistencia, ese plus, un recurso de rentabilidad que puede aportar Branding.

Sentarse y dialogar. Nos resulta complejo, hablar con las personas que nos proveen de estos materiales. Me hablan de personalizar y queda circunscrito a nombrar dos veces mi nombre y a incluir frases corporativas que suenan a huecas y que desencajan, incluso, la potencia del regalo que nos traen. Sentimos la diferencia entre nuestro lenguaje y el de ellos como puñales que cortan y separan más de lo que nos acerca. Hablamos de fiestas tematizadas, como recurso al compartir experiencias y quedan, en eso, en diversión, que mañana es olvidada.

El reto es probar a compartir con otro tu diferencia. Arte escucha, siempre, muy atento, todo lo que tiene que ver con historias. Si quieres, que un artista, se quede quieto, cuéntale cuentos de como nacieron las cosas. Pídele, que busque la humanidad de la gente con la que creaste tu empresa. Explícale, la sensación, la imagen, el sentimiento que te movieron a crear ese proyecto. Cambia la palabra objetivo y dile que es un sueño. Cuéntale tus sueños y deja que haga amigos entre tu gente. Entonces, Arte hará, sin duda, el esfuerzo, si se lo pides, para construir para ti el paisaje perfecto donde tus retos se hagan realidad. De la vehemencia del artista sólo hay que contar un secreto. Es humo pasajero que llena espacios para acabar manifestado en simples acciones.

Del secreto que ocultan las empresas, también, hay que dar cuenta. Son seres humanos, que corrieron más que el viento, detrás de sueños. Que si equivocaron, siempre están a punto de corregir errores. Que de todos estos juegos, muestran una cara, pero en los bolsillos traen la diferencia que los convierten en marca. Y ahora, más que nunca, necesitan ser marca más que empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario