lunes, 27 de septiembre de 2010

Coherencia de principio a fin en una cultura de marca

Construcción de una Cultura de Marca que sostenga intereses que consigan objetivos. Crear una Reputación óptima de marca que resulte evidente a vista de un público, cada vez, más exigente.

Analizando conceptos, cultura sostiene todo un conjunto de formas, modelos o patrones explícitos o implícitos a través de los cuales se regulan comportamientos. Acumulan costumbres, códigos, normas, sistemas de comportamiento y metas que aglutinan personas con un misma visión. La cultura ofrece la posibilidad al hombre de poder reflexionar sobre si mismo. A través de ella, el hombre, se expresa y comunica al entorno realizaciones propias que buscan nuevas significaciones y obras que le trasciendan.

Los movimientos culturales, manifiestan un cambio en la forma de actuar, pensar y accionar de grupos concretos y muestra, en las formas de uso de lenguajes, la construcción de nuevas estéticas y estilos con los que pretende cubrir necesidades científicas, filosóficas y artísticas que explican mejor al ser humano que vive en circunstancias cambiantes que necesariamente invitan a la acción.

Las empresas como modelos de estructuras complejas, se que integran por si mismas, en núcleos que se aglutinan en conjuntos que muestran tendencias concretas de vida pero han vivido al margen de la necesidad integradora de todos los elementos con los que convive del hombre que se relaciona con ellas. La desproporción con que crecen es directamente proporcional a la lejanía que provoca en quien las contempla. Sin embargo, están abocadas a relacionarse con el espectador que consume el resultado de sus esfuerzos.

Los modelos de negocio, son ya elementos de donde nacen tendencias, pensamientos, formas de actuar y de pensar, acumulan costumbres, códigos, normas, sistemas de comportamiento y metas que aglutinan personas con una misma visión. Crear cultura de marca, no es en realidad, la propuesta, porque todas las empresas sostienen una cultura propia que, desde el primer momento, las diferencia.

Lo que no sostienen las empresas es la coherencia de principio a fin con toda la cultura de marca que ya acumulan, no muestran esfuerzos en hacer este tipo de lecturas pero caminar en dirección a construir Branding exige pasar por todo el proceso que obliga a iluminar espacios que han estado ocultos a una visión empeñada en desintegrar por zonas para acumular experiencias positivas por departamento pero olvidando que todo y todos han de estar unidos por un objetivo común para encontrar clientes con los que relacionarse en un ámbito cultural.

El control de un proyecto, estima el mismo proceso, que el control de un cuerpo, si cada parte funciona con objetivos dispares, el resultado final no compondrá una estructura armónica de movimiento. Ni siquiera provocará el movimiento, en un espacio que tiende a cambiar de forma constante. Para generar movimiento, es preciso, tener una dirección con un objetivo para conseguir, hacer una lectura correcta del espacio, de los puntos que se son, de por si, ya apoyos, de los obstáculos, de los movimientos que los obstáculos y favorecer procesos que ayuden a usar obstáculos como elementos de apoyo. La coherencia de principio a fin en todo momento es fundamental para llegar al destino.

Empresas que funcionan como cuerpos que generan movimientos armónicos que llegan al sitio previsto, brillan con luz propia, frente a otras que muestran contradicciones entre departamentos, que luchan entre si, sin poder apreciar el contexto global, porque simplemente, no poseen el argumento que desemboca en una cultura manifiesta que muestra todos los caminos abiertos para que sean transitados o puedan abrirse veredas nuevas que busquen el mismo destino.

De las que brillan pero no terminan de concretar resultados óptimos, solo podemos decir, que deben revisar de nuevo huecos donde las contradicciones anidan. Resulta, desde fuera, evidente, que si mi Valor funcional, camina en dirección contraria a mi Valor Emocional y el Valor de Responsabilidad Social surca una nueva dirección, la lectura que se hace del mensaje evidencia falta de coherencia que causa sonrisas en empleados y clientes, que vuelven al punto donde llegan a pensar en fraude y poca transparencia.


Se precisa encontrar el mensaje que engloba la ya existente cultura de marca aún no halla sido nunca expresada. Desplegar el mensaje en líneas de acciones concretas y estratégicas en todos los puntos de encuentro con empleados y clientes. Traducir el mensaje a herramientas de comunicación emocionales y abrir espacios de comunicación, real, para descubrir el Valor de Responsabilidad social que encaje en la marca y en el entorno que trabaja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario