martes, 21 de septiembre de 2010

Colaboradores para diseño de Marketing de experiencias

Encontrar colaboradores en vez de proveedores de piezas artísticas en eventos que buscan compartir experiencias donde cuidar y generar Branding, implica un conocimiento exhaustivo de las herramientas y técnicas que se despliegan en espacios escénicos. Invita a tener conciencia de las necesidades que el cliente tiene, las vea este o aún no las vea. Precisa planificación de estrategias que se han de transmitir correctamente y explicar con precisión milimétrica los objetivos esperando la respuesta que generará un diálogo creativo que pueda desembocar en tareas concretas.

Elaborar estrategias de utilidad para eventos necesita de un pleno conocimiento de los intereses que la empresa quiere poner en juego y la planificación que pretende desplegar. Saltar de la mesa del cliente para llegar a la de tu colaborador en busca de elementos técnicos, estéticas, construcción de mensajes y demás herramientas hasta dar con fórmulas para ponerlas a trabajar hasta dar con el contexto correcto.

Todos los integrantes de un equipo que quieren levantar un evento donde compartir experiencias cuidando el Branding de una marca, adquieren responsabilidad en espacios donde la diferencia estimula, los obstáculos tienen que tender a volverse soluciones creativas y el diálogo debe ser constante.

En el punto de encuentro de la Fira del Teatre, hemos encontrado piezas que muestran objetivos de grupo, individuales y de escenas. Dedicación al mensaje con una vocación única por la comunicación correcta, expertos en diálogos desde la misa en escena y disposición absoluta en ser útil a quien lo precise. Las capacidades de adaptación a otros lenguajes artísticos y medios de expresión son muy altas y las habilidades de flexibilidad para concretar espacios comunes muestran una alta fiabilidad. El tesón, la perseverancia y el coraje era parte de casi todas las marcas artísticas que encontramos en Tárrega.

Piezas únicas como únicos son sus creadores que llegaran a convertirse en herramientas en empresas únicas con necesidades únicas y exclusivas.

Tener un proveedor de espectáculos para eventos no es tener un colaborador para el diseño de Marketing de experiencias. Un proveedor de espectáculos ofrece una muestra de sus productos, que pueden ser más o menos vistosos, más o menos creados con técnicas perfectas, puede ocultar equipos de alto rendimiento que hacen un trabajo espléndido pero te enseñará sólo el resultado obtenido, callando todo lo que sabe. Un proveedor de piezas te contará, si le invitas a ello, lo bello y emocionante que puede ser una propuesta, te dirá que mueve al público en profundidades emocionales concretas, que genera una interactividad potente en el espectador, un diálogo real y será cierto, porque el artista sabe y trabajó con todo esto pero ¿es la propuesta que optimizará tus intereses? ¿es la adecuada para implementar tu mensaje en ella? El trabajo, de la elección de proveedores o colaboradores, marcará de forma fulminante el resultado final de tu evento.

Los proveedores callan, los colaboradores aportan donde hay huecos y espacios que, los demás, no ven. El valor que oculta las artes escénicas es el detalle que se debe aprender a apreciar para rentabilizar inversiones en eventos de forma categórica.

Los artistas que asumen el reto de convertirse en colaboradores sostienen un deseo interno de un gran calado por ser realmente útiles a la sociedad, hacer uso de sus propuestas es abrir puertas para obtener una cultura de marca que aporte un gran valor de reputación a tu modelo de negocio.

El objetivos de todos los participantes en la planificación ha de ser el de conseguir un valor de reputación de marca propia y ajena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario