miércoles, 1 de septiembre de 2010

Del diseño a la interacción con la marca en eventos

Los puntos de encuentro espacios de interacción del mensaje de marca

Del diseño y puesta en pie de la historia de un modelo de negocio (historia que hallamos prestado atención o no, sin embargo, han estado creándose y funcionando desde el comienzo de la idea) al paso de elegir los soportes publicitarios que ayudaran a contar la historia convertida en una invitación a la aventura que terminaremos compartiendo en todos los puntos de encuentro con el cliente.

Queramos o no prestar atención a este proceso, está sucediendo en todo momento. No prestar atención supone una desatención a espacios de relación que crecerán y se expandirán creando pasados que tarde o temprano tendrán que ser superados en caso de haberse generado relaciones llenas de despropósitos o transcendidos, para lograr tener control sobre la dirección de crecimiento que queramos imprimir, en caso de tener cúmulos de relación positiva. La forma habitual de comportamiento que se gesta en un modelo de negocio que aún no da el paso a marcas, muestra una contradicción papable en la opción de dejar que este punto quede completamente desasistido, cuando su obsesión, en realidad, es la de controlarlo todo.

Sospechar que el cliente. hoy enfadado, mañana volverá a caer, en un cuento cualquiera, es no apreciar la evolución que se vive en los hábitos del consumidor. Es creer que el poder de sugestión de dos minutos de publicidad en televisión, cuatro horas de eventos y una excusa simplista en boca de nuestro empleado, basta para ocultar deficiencias en toda nuestra estructura, es no caer en la cuenta que el cliente ha terminado por elegir hacer lo mismo con nosotros, que lo que nosotros hacemos con él, aprovechando cualquier contradicción para a su vez, manipular nuestra realidad, y así conseguir sus objetivos. Y es algo de lo que nos damos cuenta de forma constante tanto entidades corporativas, como clientes. El juego de las verdades a medias y me dejo encandilar justo hasta el instante en que te hago creer que te escucho para endosarte mi necesidad convertida en exigencia.

Los soportes que utilizamos como canales de comunicación han de sufrir un cambio substancial en el uso que hacemos de ellos. Que sean sugerentes y de carácter hipnotizador, por horas, no hacen rentables los esfuerzos, ni la inversión. Sino existiera otra opción, tirábamos de estas fórmulas hasta que nos aburriéramos pero hay caminos que utiliza el arte desde siempre. A no ser que elijas seguir haciéndote preguntas tipo ¿porque si nosotros pagamos, se tiene que avisar de cuanto tiempo estaremos en antena para evitar que el zapping les haga perder audiencia?

Tener una historia. Tener un mensaje claro de marca. Elegir soportes de comunicación para transmitir ambos. Y decidir tener espacio de relación donde comunicar, escuchar, explicar para llegar a lugares comunes donde compartir experiencias humaniza el proceso que no está funcionando más que a base de golpe de talonario.

Las disciplinas artísticas que no utilizan espacios escénicos se muestran como canales de comunicación de un valor incalculable. Las disciplinas artísticas que utilizan la misa en escena son los adecuados para generar una interacción que aborda tanto espacios de comunicación emocional, como conceptual.

Eventos y actividades lugares estratégicos

El regalo que ofrecen las artes escénicas es la interacción. Los procesos creativos de este tipo de disciplinas tienen como único objetivo el hacer partícipe al público asistente de toda la dimensión de un mensaje. Usan herramientas que logran una transmisión completa de todos los ángulos que usa una historia para componerse, atienden a los niveles de funcionalidad y atienden a niveles profundos donde la emoción se transmite. Y desarrollan un concepto que otras disciplinas no contemplan, que se sitúa en el espacio o lugar de inmediatez que se utiliza para establecer diálogos de forma constante durante el tiempo de duración de la acción o espectáculo.

El espacio escénico ofrece oportunidades de conocimiento inigualables a todos los participantes de la acción, la relación que se establece es birideccional, no hay espacio para la reflexión personal en el momento de ejecución de la pieza. Allí, solo queda espacio para escuchar y emitir una respuesta, si eres público, tu respuesta es gestual y energética. Si eres el que ocupa el escenario emites, escuchas y modificas en relación a las respuestas que se precipitan por toda la sala. La construcción del diálogo es la cualidad esencial de todos los que ocupan el espacio escénico, siendo considerado este espacio, todo el lugar donde se vive y comparte una experiencia concreta. La cualidad de la vivencia ofrece un regalo más que se encuentra en el estado de catarsis que logra provocar en el espectador la experiencia compartida. Este estado de catarsis no puede ser comparable, en modo alguno, con la sensación de sugestión y es el gran valor de utilidad que ofrecen disciplinas artísticas que ocupan espacios hasta convertirlos en campos de juegos para que juguemos todos.

Hay acciones que eligen una interacción parcial del público o una interacción total. La necesidad de la historia y el mensaje mandan en este tipo de elecciones de estética y técnicas. Pero la interacción ofrece lecturas a un observador acostumbrado que no son comparables con las mediciones de encuestas que velan amplios márgenes de error de cálculo.

El espacio de eventos gana adeptos pero el espacio de eventos tiene que caminar hacia contextos de diversión y también, de gran utilidad. Invitar a un evento exige que los organizadores cuiden el Branding de la marca y han de diseñar aventuras a las que invitar a participar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario