miércoles, 27 de octubre de 2010

Creando Valor de Reputación de Marcas en tus puntos de encuentro

El Valor de Reputación de marcas precisa de una relación interactiva de gran intensidad con empleados y clientes. La implantación de este proceso requiere un cambio de perspectiva en la confección de estrategias que hasta el momento solo eran propuestas que esperan una respuesta en la avalancha de clientes que se acercan hasta el punto de encuentro para dar valor al éxito recogido.

Seguirás compitiendo en lograr cotas de calidad y efectividad en el Valor funcional, sigues precisando de todos los canales abiertos para sacar productos y servicios al mercado creando necesidad o leyendo, con antelación, las necesidades que ya están. Necesitas de los lenguajes del grito, de la repetición, del carisma y la seducción pero se ha de iniciar el proceso que cubrirá las necesidades que el usuario y los mercados comienzan a demandar. La exigencia de ofrecer Valor Emocional y de Responsabilidad Social, precisan de otro tipo de medios y lenguajes a los que no has prestado aún atención que hablan de la necesidad de crear una relación más profunda que ofrezca interacción constante que te pueda facilitar la información adecuada para ir transformando tu historia, tus contenidos y los mensajes con los que has de conseguir una relación que te ofrezca amigos en vez de clientes, sin esa relación, nunca obtendrás el Valor Reputacional que ahora necesitas. Creer que acumular contenidos más o menos atractivos, mensajes más o menos adecuados, historia más o menos maquillada te darán más de lo que ya tienes hasta ahora, es cometer un error de proporciones incalculable, primero, porque estás intentado amoldar tu nueva necesidad a lenguajes y medios que ya no soportan los discursos que emites forma unilateral, segundo, porque las historias, los contenidos y los mensajes están siempre en movimiento porque el usuario ha adquirido la cualidad de tomar decisiones desde su propia reflexión y a través de su experiencia y la de otros.

El Valor Emocional y el Valor de Responsabilidad Social Corporativa no son controlables desde discursos, estos valores, se construyen a lo largo del tiempo en una relación que intenta profundizar en el conocimiento del otro y no a través de la imposición, porque esta acción genera contradicción en todos los huecos que un solo discurso no puede sostener en la unión que precisa la imagen de marcas. Sin estas tres patas, no tienes banco donde sentarte y para poder hacerlo con toda seguridad deben tener, las tres, la misma medida y la misma consistencia.

La marca que puede presumir de tener un gran Valor de Reputación, consigue ser percibida con coherencia de principio a fin en todas sus acciones y puede sostener sin el más mínimo error en esta apreciación aciertos y desaciertos en los procesos de producción, distribución y ventas.

Sin un cuidado exquisito de tus puntos de encuentro tu Valor Reputacional no tiene ninguna calidad. Las empresas consiguen un flechazo y un mañana, si te he visto, no me acuerdo. Las marcas consiguen un enamoramiento a través del roce y el cariño que trae una relación pero esta relación está cuidada y ha sido creada a través de un esfuerzo constante por profundizar e ella.

Observar como se intenta mover un Valor Emocional a través de soportes y medios que buscan la llamada de atención, es comprobar, que en realidad, no se tiene aún claro, que lo que se busca es una relación de amistad. Observar como se intenta mover un Valor de Responsabilidad Social Corporativa desde la búsqueda delante de un ordenador de las organizaciones no gubernamentales más de moda es perder la oportunidad de crear valor allí donde eres más necesario, olvidando tu entorno. Creer que ofreciendo una promesa, simple, en el compromiso sobre el Valor Funcional es abrir la puerta a la sensación de que has estado siendo deshonesto de forma continuada y nada de esto es construir Valor de Reputación de Marca.

Poner cuidado en tus puntos de encuentro es apostar por tener un Valor Reputacional correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario