miércoles, 6 de octubre de 2010

Marcando tu diferencia en eventos ¿Para qué?


Para conseguir una buena Reputación como marca


Durante mucho tiempo dedicaste todos los esfuerzos a construir un perfecto Valor Funcional. Creíste en la calidad y en ser el líder de sector. Rompiste lanzas a costa de pérdidas para ganar a la competencia. Aliviaste sufrimientos cuando el mercado mostraba vientos favorables, mientras corrías sin descanso por ser más alto, más delgado, más grueso, más azul, más verde, más barato que la competencia. De tanto correr por ser el primero que cruza la meta, olvidaste cuidar las incongruencias que se desataban en todos los puntos de encuentro con empleados y clientes pero terminaste viviendo con ellas, en un espacio de tiempo, donde los mercados carecían de visiones de penuria. Durante todo este proceso perdiste de vista que, sin querer, se fueron construyendo otros Valores dentro de tu corporación, parecía no ser necesario observar todo lo quedó como positivo y negativo en clientes y empleados, un grito de más rojo, parecía salvarte de todos los males. Hoy te encuentras que hay muchos competidores y un consumidor mermado por las carencias económicas, que comprará, pero que toma en cuenta infinitos factores para elegir. Infinitos factores que ya no puedes controlar.

Desatada la crisis, la lucha por atraer clientes se vuelve encarnizada, tus gritos de más barato, te llevan a situaciones insostenibles. Los gritos de más morado te sitúan en el espacio donde el consumidor mirará con lupa para ver si es cierto lo que gritas. Te debates entre políticas de aparentes que se desarticulan en el sitio donde ofreces el mismo Valor Funcional, los mismos gritos, las mismas llamadas de atención que la competencia.

Decides seguir utilizando todas las estrategias y acciones que te dieron éxito pero no puedes dejar de observar todo lo que pierdes, sin contabilizar todo lo que ganaste y a lo que no diste valor.

El espacio que reservaste para regalar eventos, te ofrece todo el valor que guardan las artes escénicas, ellos pueden convertirse en lugares donde presentar una historia que inviten a la aventura, con la que compartir experiencias. Eventos son los espacios donde puedes contar tu historia completa, en el lenguaje que precise, con el estilo correcto. Con la certeza de que allí podrás mostrar todo a lo que no diste importancia y que se ha convertido en objetivos a cumplimentar si quieres mantener posición en un mercado que tiende, sin remedio, a ser global. Aprovechar la inversión para conseguir, no un efecto sugerente, que muere cuando la atmósfera se pierde, sino un efecto de vinculación profunda que sostengan fidelidad a pesar de los avatares que traiga el tiempo.

De eventos que se convierten es estrategias porque marcan de forma clara y contundente tu diferencia sacarás Valor Emocional y Valor de Responsabilidad Social, dar un hueco al estudio de posibilidades que ofrecen, no está de más, si lo que necesitas es construir una Reputación para tu modelo de negocio que sea sostenida por una cultura de marca que tienda a remarcar los cambios que vives en tu diferencia y que observa, sin descanso, los cambios que hacen cambiar hábitos de compra, de conducta y de consumo en tus clientes, aportando inmediatez en tus propuestas en el Valor Funcional, olvidando, para siempre, el correr que te sostiene en una lucha sin cuartel por abaratar costes y buscar colores que ya ni existen para marcar una diferencia que ya no lograrás encontrar para tus productos y servicios.

Rescatar los éxitos acumulados en siglos de experiencia que arrastran éxitos y fracasos en las artes escénicas para esta tarea, es apostar por caballo ganador. Tomarse el tiempo para hacer olvidar a un artista la exigencia de ofrecer productos sin sentido estratégico y facilitarle las herramientas para que pueda leer con claridad y poner en pie hipótesis concretas es abrir el baúl de unos conocimientos acumulados que tienen un valor incalculable. Sostener y solicitar actitud de colaboración, es tarea fácil, porque el sentido de responsabilidad que mantiene viva la motivación de un artista, está íntimamente relacionada con esta labor.

Sostener tu posición en el mercado es la razón que explica la pregunta inicial que aparece en el título de este artículo. Si necesitas una respuesta al para qué tendría que crear una historia que marca mi diferencia, la tienes delante de las metas que se muestran, la tienes justo en el núcleo que te conformó como emprendedor y que te llevó a correr donde antes nadie emprendía carrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario