miércoles, 24 de noviembre de 2010

Diseño de eventos con Marketing de experiencias

Diseño de eventos con Marketing de experiencias

El Marketing de experiencias ofrece poder convertir tu evento en una experiencia única en la que poder compartir con empleados y clientes aventuras significativas que den valor de reputación de marca, haciendo crecer y cuidando una cultura de marca propia, que marcará tu diferencia con respecto a la competencia.

Si éste resulta ser tu objetivo y con el pretendes dar rentabilidad a una inversión que, desde luego, vas a hacer, resulta imprescindible cambiar algunos hábitos para lograr el propósito de construir eventos estratégicos.

Por el momento se llegan a entender como costumbres que otros tienen y que yo asumo, pero que al no depositar allí conato de ambición alguna se construyen en base a modos erróneos, con formulaciones equivocadas que les consideran espacios publicitarios comunes, que soportan lenguajes simples, transmitiendo solo mensajes de imagen corporativa que consiguen una rentabilidad mínima, manteniendo toda la construcción a la forma y uso de otros medios publicitarios, que si bien cumplen su función, terminan subestimando al evento relegando su utilidad hasta convertirlos en meros canales de transmisión simple, que sin embargo, ya están abiertos en otros soportes que han acompañado a los departamentos de ventas y de marketing durante muchos años. Este hábito, no contempla el valor real que ofrece el espacio que ocupan estas acciones efímeras pero queda la opción de dejar que este medio cumpla a la perfección con el objetivo de crear el medio adecuado donde transmitir grandes cantidades de contenidos, mensajes complicados que se relacionan a tiempo real consiguiendo una interacción que aportará datos más fiables para la elaboración de mejores estrategias.

Ventas tiene sus soportes en logos, en repeticiones estudiadas y carisma sutilmente agresivo. Marketing conserva buenas relaciones con medios que transitan por estructuras de carácter sugerente e hipnótico. Los departamentos de RRHH mantienen costumbres simples para lograr cierto tipo de vinculación y empatía pero hay que tener un alto concepto del Branding para soportar el cambio que se precisa para lograr que soportes como el de Redes y Eventos, puedan adquirir el verdadero valor que poseen abriendo la posibilidad de crear espacios coherentes de relación donde se pueda realmente construir un Valor Emocional y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa adecuado, si se quiere obtener una Reputación como Marca envidiable.

El Marketing de experiencias en eventos, obliga a la creación de aventuras para compartir y para conseguir un diseño correcto, es preciso:

No dejar en manos del becario desesperado por hacer méritos el "marrón" de la organización de estas acciones.

El interlocutor en la empresa que debe encargarse de esta tarea, debe tener criterios válidos y no solo su gusto personal para hacer la elección de los elementos de los que se va a disponer. También debe tener tiempo para desarrollar el trabajo con precisión.

El interlocutor debe tener constancia y estar preparado para transmitir conceptos de Marca a todos los niveles y está obligado a tener un plan con objetivos estratégicos coherentes.

El interlocutor debe tener una base de asesores en eventos que puedan convertirse en colaboradores dispuestos a trabajar por conseguir los propósitos establecidos y no una base de datos de agencias que ofrezcan cosas más o menos vistosas, más o menos caras, más o menos de calidad. Que hallan sido, más o menos recomendados, o que sean más o menos en todo, menos en la capacidad de convertir un elemento en apariencia decorativo en algo de verdadera utilidad con coherencia de principio a fin de toda una estructura direccionada hacia la consecución de los objetivos de la marca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario