viernes, 19 de noviembre de 2010

¿Puede que el Branding sea necesario?

El mendigo o Joven mendigo h. 1650

Puedo sentir como el espacio que llevo en el mercado ha dado tiempo para que los clientes tengan una experiencia más o menos satisfactoria en la relación con toda la estructura de mi modelo de negocio.

Puedo reconocer la incongruencia que ha habido entre unos mensajes y otros que hemos emitido al mercado. Siento las críticas y charadas como estiletes ardiendo rompiendo la poca credibilidad que empiezo a tener en un mercado que se comunica a una velocidad de vértigo.

No estoy seguro del todo de que todo esto de las redes sociales, de comunicación masiva de contenidos, de intercambio masivo de experiencias y reflexiones vaya a pasar de moda en breve, percibo que va a más, pero no sé si la escucha que me obliga a una interactividad con el empleado o cliente no me vaya a aportar más de lo mismo o en todo caso, dudo de que sea posible la creación de este tipo de estructuras en una maquinaria creada solo para vender aunque puedo sentir que la movilidad comercial en mi espacio de mercado, cada vez es más pequeña por la entrada de miles de proyectos que ofrecen productos y servicios similares al que yo ofrezco.

Los procesos de Branding son necesarios

Cuando tu intención pasa por permanecer a lo largo del tiempo en el mercado puedes observar el proceso en que se desarrollan las relaciones. Si conozco a alguien a quien no voy a volver a ver podré desplegar una danza salvaje para tomarle desprevenido. Si decido que tengo necesidad e interés de permanecer, durante un tiempo, mientras observo el grado de interés que despertará en mi, pasaré a un nivel de marcada muestra de actitudes que buscan atracción a través de acciones de seducción pero en cuanto, tomo la decisión de quedarme con la intención de alargar la relación, lo máximo posible en el tiempo, asumo que deberé empezar a ejecutar acciones que profundizaran esa relación, obedeceré a la necesidad de expresarme de forma completa, tomaré mucho cuidado de no lanzar mensajes contradictorios que lleven a malos entendidos y que hagan que la otra persona pierda su confianza en mi. Decidiré que, en algún punto, debo comenzar a planificar y diseñar experiencias agradables y adecuadas para compartir. Y crearé aventuras que lleven a la construcción de una historia común que pueda dar posibilidad al diálogo que enriquecerá dando mayor perspectiva de mi ante el otro para terminar llegando a la conclusión de que también necesito despertar un grado máximo de escucha para lograr determinar los puntos negociables que terminaran construyendo un lenguaje, un modo de pensar, sentir y accionar común, donde la individualidad estará siempre presente, bajo pena de pérdida si se rompen estas reglas.

Si quieres permanecer, debes empezar a construir Branding. Si quieres seguir en la etapa del eterno conquistador puedes conformarte con las acciones que hasta ahora te han dado resultados, pero no olvides, que no querer crecer, no tener en cuenta el deseo de permanencia, lleva a una soledad y abandono en cortos espacios de tiempo, porque lo que está a tu alrededor sigue su rumbo en a lo largo del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario