lunes, 8 de noviembre de 2010

Responsabilidad en una agencia de eventos

Las agencias de eventos tienen la obligación de informar a sus clientes de las formas, usos y aplicaciones para lograr que su acción les aporte valor estratégico

Agencias de eventos que en connivencia con agencias de comunicación, con un grado de interés mínimo más que el de satisfacer gustos del encargado de turno de la empresa para organizar su evento, han vendido productos realizados para otros usos con solo el criterio de fama o impacto publicitario inconsistente y han decidido que el valor añadido estaba solo en servicios protocolarios que argumentados como la máxima expresión del glamour han dado al traste con inversiones que nunca serán recuperadas y hoy tienen la obligación de tomar la decisión de convertir estos en lo que en realidad son, canales de transmisión de historias y mensajes traducidos a experiencias y aventuras con las que compartir con empleados y clientes la visión de un concepto de marca que dará el valor de Reputación necesario, gestionando la interacción que de ellos se provoque.

Agencias de eventos que han contratado artistas y equipos artísticos como simples productos para endosar a su cliente, tienen la obligación de hablar con sus proveedores de arte hasta convertirlos en colaboradores que les ayuden en la misión que hoy día tienen por delante. Es el momento de reciclarse y buscar conocimientos donde ni siquiera se dio valor, ni importancia a quien los poseía.

Deben acabarse los esfuerzos por intentar convencer sin argumentos útiles, hablando sin criterios que aporten valor y regalando solo oídos de quien tiene menos interés que tú en hacer de la acción algo rentable. Es el momento, de llamar la atención sobre esta carencia en las empresas, intentando descubrir al interlocutor válido que pueda tomar decisiones más coherentes y para ello, nace el momento, de formarse y adquirir conocimientos que nunca se dieron por importantes. Porque es el momento de ofrecer contenidos, seriedad y honestidad en cada una de las acciones, más allá de solo brillos y oropeles que sirven a los artistas pero que poco dan en servicio esos eventos que copian el de ayer y copiaran el de hoy para ofrecerlo mañana.

Es el momento de ofrecer calidad por contenidos, honestidad y transparencia porque es un momento de cambio que también debemos asumir nosotros y que si no hacemos vendrán otros a ocupar puestos en el mercado que hasta ahora solo han servido para mostrar actitudes de control y prepotencia, que ocultaban que en las empresas no se estaba dando ningún crédito a este sector que para lo único que les servía era para ocultar ciertas partidas o jugar a ser por tener más que la competencia.

Y es el momento, porque las empresas que realmente quieren recorrer el camino para transformar a marcas, buscan artistas como consejeros de departamentos de marcas y es el momento, porque las agencias de publicidad que ya comienzan a descubrir donde está la necesidad del mercado, comienzan a estudiar seriamente la posibilidad de transformar a agencias Social Media o a agencias de Eventos, porque son los medios, que hoy por hoy, pueden ofrecer soporte a las necesidades que trae el mercado.

Aunque, es posible, que las agencias publicitarias sean mejores candidatos al cambio que las agencias de eventos que burbujean en este mercado, porque, al menos, estos publicitarios conocen el verdadero valor de la creatividad y charlan como artistas de contenidos y mensajes. Siendo tal el caso, no queda más opción que ser más rápidos y asumir la necesidad que se tiene de formación artística y creatividad entre los organizadores de eventos y la necesidad de dar la información correcta y coherente que empiezan a necesitar las empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario