jueves, 31 de marzo de 2011

¿No es necesario estimar el valor del empleado en el diseño de Marca?

Mosaico: mosaico bizantino del siglo V (Estambul)

El empleado como embajador del modelo de negocio

Dos acepciones para designar el mismo elemento en contextos diferentes. Si bien el empleado es un recurso lingüístico que se usa para hablar de la persona que realiza una tarea concreta en función de las órdenes que recibe y por la cual le pagas. Un embajador es un concepto que requiere abrir la percepción de la tarea allí donde las órdenes deben tomar vida propia para poder adaptarlas a situaciones fáciles y difíciles. Tarea que exige que este trabajador posea todas las cualidades necesarias para dar solución creativa inmediata ante cualquier crisis, sin perjudicar los intereses que ha de defender.

La Imagen de Marcas y su gran valor para lograr permanecer en el mercado

La estimación de empleados como embajadores de modelos de negocio, es la principal y gran diferencia que se puede obtener al hacer una lectura de las estructuras que genera un modelo de negocio común y uno que se esfuerza en hacer construcciones de Marca.

Mientras el modelo de negocio que basa sus esfuerzos en crear Imagen corporativa hace estimaciones en función de conseguir solo el objetivo de acumular beneficios y riqueza, la Imagen de Marcas hace estimaciones en función de obtener beneficios, sin dejar de emitir belleza con sus productos y servicios y busca sin reparos que estos productos y servicios sean de verdadera utilidad para sus usuarios. El empleado de la Imagen Corporativa trata con clientes, mientras que los empleados de la Imagen de Marcas tratan con fans a los que terminarán convirtiendo en embajadores de todo el proyecto Mientras los empleados de la Imagen corporativa se esfuerzan en resolver incidencias provocadas por políticas que encuentran solo división entre sus filas, la Imagen de Marcas se esfuerzan en obtener el máximo potencial de unos empleados que han de transformarse en embajadores que buscan dar solución real a unos clientes, que notan el verdadero interés de toda la estructura por satisfacer sus necesidades que son la de también obtener beneficios, envueltas en belleza y de verdadera utilidad para sus vidas. Mientras los empleados de la Imagen Corporativa escuchan con atención para aislarse entre discursos repetidos que se terminan en el "Le pido, disculpas en nombre de, pero no es competencia de este departamento" Los empleados de la Imagen de Marcas se esfuerzan en escuchar atentamente la necesidad del usuario para obtener pistas de por donde efectuar inversiones más productivas. Mientras los empleados de la Imagen corporativa pueden ser reemplazados en segundos y solo sirven para convencer de la necesidad del producto y los servicios y para atender clientes, los empleados de la Imagen de Marcas, son irreemplazables y sirven para hacer crear productos y servicios que satisfacen necesidades reales y atender usuarios e ir formándoles, poco a poco, en perfectos embajadores.

La Imagen de Marcas y su percepción de que no hay límites para un empleado y un cliente

Mientras la imagen corporativa estima que el tope está en no dejar que se alcance el límite de felicidad en un empleado o cliente porque tienen miedo a la falta de deseos porque se estima que ya no se vuelvan a necesitar los productos y servicios que la Imagen Corporativa vende. La Imagen de Marcas es totalmente consciente de que no hay una felicidad que no sea temporal y que esta se compone de Beneficios para ambas partes, logrando que productos y servicios ofrezcan gran cantidad de aportes en belleza y utilidad real para empleados y clientes, que quieren ser usuarios y que buscan enriquecimiento mutuo a través de la relación.

¿No es necesario estimar el valor de empleado en el diseño de Marcas?

Si mi empleado debe convertir su tarea en algo que aporte beneficios reales a todos los implicados en la relación. Si ha de traducir lo que escucha en necesidades a las que busca solución. Si debe estimar que todo debe estar envuelto en belleza porque es uno de los valores más apreciados con los que el ser humano se envuelve y que hace aparecer cotas de confianza extrema y además, debe encontrar la forma de hacer que todas sus herramientas sean usadas con la máxima de ser útiles, ofreciendo para ello, grandes dosis de creatividad y una funcionalidad manifiesta que le permita resolver tomando decisiones, en cada momento, pequeñas o grandes crisis. Si es el empleado el único que puede escuchar la necesidad real del cliente, en medio de mil estudios, análisis y encuestas más o menos tendenciosas ¿No tiene valor el empleado para el diseño de Imagen de Marcas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario