lunes, 4 de abril de 2011

Teambuilding y la Imagen corporativa

Teambuilding y la Imagen Corporativa. Hacia la construcción de Imagen de Marcas

El marcado carácter de seducción y conquista que identifica a la Imagen Corporativa logra abrir canales de comunicación cerrados en espacios aún no conocidos que están pendientes de expansión. Los empleados que son lanzados al frío entorno, encuentran, en todos los soportes publicitarios que trabajan con la Imagen corporativa que deben agradecer este apoyo que se muestra útil cuando la consigna es la de abrir puertas pero, se muestra incapaz, cuando el entorno ya conquistado comienza a hacer devoluciones que hablan de contradicciones entre el discurso y la acción real que se ejecuta.

Cuando la acción es la de la expansión o apertura de espacios de conquista el arrojo y la capacidad de asumir órdenes de mandos que visionan el espacio desde posiciones privilegiadas son las características y las habilidades más necesarias para hacer movimientos rápidos y tomar posiciones con fuerza y los departamentos de RRHH que acompañan a la Imagen Corporativa se diseñan y estructuran en función de premisas que valoran sobre todas las cosas la implicación máxima en cumplir objetivos que marca la productividad desbordante en previsión de respuestas ante el margen de Atracción que se imponga. El entorno de conquista exige extrema rapidez y desarrollo de las tareas asignadas, los castigos ante quien muestre la capacidad para la desobediencia deben ser de forma aparente extremos porque el contexto exige ser perfecto en la apariencia.

La desvirtuación de la Imagen Corporativa en entornos de permanencia

Es la necesidad de convertirse en un miembro influyente de una comunidad establecida, con la clara intención de permanecer lo que pierde de vista la Imagen Corporativa, su visión conquistadora y seductora le obliga a observar el entorno en base a la división para efectuar el ataque pertinente. Y es sin embargo, la visión del que observa a cada miembro de la comunidad descubriendo todas y cada una de las diferencias que manifiestan, lo que dará las claves para que una entidad pueda transformarse en uno más trabajando y enriqueciendo el entorno. Es la acción de acercarse para apreciar el detalle en la diferencia lo que podrá construir y es la obstinada visión de conjuntos lo que hará devoluciones, cada vez, más contradictorias e hilarantes.

Como apuesta la Imagen Corporativa que aún no asume la diferencia entre el deseo de permanencia o la necesidad de más conquista y más seducción, cuando ya estás en el mercado, estima y responde generando procesos de estructuración del trabajo de empleados que ante devoluciones que hablan de contradicciones entre el discurso y las acciones que causan infinidad de molestias entre la comunidad, dividiendo departamentos en miles de infinitas posibilidades de más conquista o seducción para contrarrestar lo que, este tipo de propuestas, convierte en más molestias, más contradicciones y más espacios abiertos a la provocación de una interacción más enfadada o resulta a desarrollar parámetros donde la sorna concluye que la Imagen Corporativa muestra una falta de coherencia de tal envergadura que lo mejor es no tener que tener trato con ella.

La Imagen Corporativa no "puede" desprenderse de su repetido discurso.

Cuando la Imagen Corporativa se encuentra en medio de paisajes tan desolados se vuelve cada vez más controladora de sus empleados, estima que debe ser culpa de ellos, la razón última, por la que su discurso, ya no es creído, por un cliente cada vez más lejano y perdido de su control. Entre más perdido tienen el control sobre el cliente más busca alejar de la cúpula directiva al empleado que escucha al cliente, entre menos resultados, más alejada, entre más alejada peor trato da al empleado que escucha al cliente y no logra entender el por que si el discurso funcionó antes, ya no funciona ahora y al final, ya no puede escuchar que es desde la propia relación con el cliente donde la Voz y la acción Corporativa en relación con su imagen deja entrever el verdadero obstáculo.

Cuando esto sucede, la Imagen Corporativa intenta lavar conciencias con actividades de Teambuilding aisladas que pretenden recomponer vínculos perdidos con empleados, que mañana volverán a ser empleados, olvidando o desvirtuando la increíble herramienta con la que pueden transformar empleados en embajadores del modelo de negocio perdiendo así la posibilidad de:

  • Estructurar habilidades para reconocer errores transformando estos en aciertos.
  • Gestionar crisis para conseguir la apertura de nuevas oportunidades.
  • Manifestar la perfecta adecuación para tratar conflictos como conflictos creativos que aporten mejores y más grandes beneficios.
  • Cambiar obediencia a órdenes por las habilidades necesarias en las que se puedan manifestar pertenencia a una idea o proyecto abriendo canales para desarrollar talentos y cualidades contrapuestas que amplificaran las oportunidades de todo el modelo de negocio.
  • Transformar equipos de empleados a la gestión de equipos de gran talento.
  • Y tener una relación productiva e influyente, a través de grandes equipos, con la comunidad con la que te debes relacionar de forma óptima, asumiendo, que tú estarás en la junta directiva, pero que son solo ellos los que hablan con el que te has de relacionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario