viernes, 29 de julio de 2011

Valor de Responsabilidad Social Corporativa

La Responsabilidad Social Corporativa, este valor que entra tímidamente en el mercado, es entendido como la capacidad de elaborar una promesa de obligado cumplimiento con el entorno en el que habita el modelo de negocio.

Cuando se observa el panorama donde la competencia obtiene éxitos que nuestro proyecto no puede igualar, la comparación emite resultados de acciones que muestras grandes diferencias y que son las que marcan las diferencias. De esta observación se entresaca, el valor que parece rentabilizar más que las antiguas estrategias de ventas y marketing, que es la cualidad de gestionar un Valor de Responsabilidad Social Corporativa óptimo.

El personal Branding que asesora a las compañías que pretenden asumir este valor para obtener ventajas, no debe olvidar que proyectos nacidos en España, en estas últimas décadas, iniciaron el camino y comenzaron a tener grandes éxitos que, en realidad, fueron sustentados por personalidades únicas, que una vez fuera del entorno empresarial al que pertenecían, este entorno comenzó, poco a poco, a perder la Reputación que de Marca se había estado alimentando para volver al cauce de estrategias de expansión y a los ajustes que impone Marketing al departamento de Recursos Humanos devolviéndolos, irremediablemente, al mismo espacio donde había estado viviendo la competencia que ya habían dejado atrás. Mientras, esto sucede, las grandes empresas, que han podido percatarse de la novedad, imprimen a sus mensajes publicitarios el anuncio de que son, de que están construyendo Valor de Responsabilidad Social Corporativa pero les queda asumir que el consumidor es capaz de hacer reflexión propia porque ya posee la cualidad de la búsqueda de la información real, la comparación con diferentes propuestas y que puede, incluso, manifestar su propia opinión sin tener la más mínima consideración, con la entidad a la que considera una estafa.

El personal y el departamento de Branding, cuando está influido por la necesidad imperiosa de influir modificando opinión o aprovechándose de ella, que nace desde Marketing, termina construyendo promesas lejanas, promesas que no puede cumplir y promesas que, sin querer, hablan de malos hábitos en la producción, distribución y gestión de todo su Valor Funcional y en milésimas de segundo, termina llevando al traste campañas publicitarias millonarias, que siguen justificando su espacio de rentabilidad, en los números de entrada de nuevos clientes, mientras ocultan la pérdida masiva de clientes que nunca podrán ser fidelizados, más allá, de hasta donde llega la oferta. Construye hermosos mensajes "aparentemente" solidarios con causas lejanas cuando el comportamiento en el entorno demuestra al consumidor, de forma certera, que no deja de ser más que una campaña publicitaria orquestada que termina nutriendo los comentarios negativos. Monta mensajes "aparentemente" solidarios con el medio ambiente que dejan traslucir que solo ocultan estrategias marketeras de ahorro o encarecimiento. Construye mensajes que se muestran "aparentemente" sensibles con el débil y las hambrunas, mientras manifiestan conductas que son informadas por empleados que tienen círculos de influencia, cada vez más amplios.

El Valor De Responsabilidad Social Corporativa, correctamente gestionado, comienza en casa, para dar un paseo por el barrio, por la ciudad, el país y termina dando un paseo por el mundo entero. No hay forma humana de sustraerse a la capacidad comunicadora del entorno que fundamenta la obligatoriedad de cubrir necesidades, con la expansión de la información de que realmente logra cubrirlas desestimando las estrategias que solo intentan sustraer o hipnotizar para que no nos demos cuenta de que no se está logrando producir y vender, lo que se dice que se vende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario