lunes, 29 de agosto de 2011

Reputación de Marca. Valor Emocional

El concepto de Reputación de Marcas, obtiene su base argumentativa y de gestión a través de la percepción de que la construcción de la Imagen Corporativa debe cimentar sus bases en el desarrollo de estrategias que diseñen un Valor Funcional que hable, por si solo, de una calidad máxima en el producto y los servicios. Un Valor Emocional, que vincule al consumidor con el modelo de negocio y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa que muestre un gran compromiso social con el entorno donde habita la Imagen Corporativa en forma de promesas de obligado cumplimiento.

La Reputación de Marca es un proceso estratégico que da como resultado la permanencia sólida en un mercado que admite, a cada paso, más competencia y que empieza a sufrir el desgaste de las partes interesadas que ven como lo que dice y hace el modelo de negocio son dos cosas absolutamente distintas en un entorno que se llena de personas influyentes en plena era de la información.

El Valor Emocional, es la característica que aportará a un departamento de Branding la capacidad correcta de fidelización por confianza ganada que el mercado demanda. Si bien pareciera que es un Valor fácilmente conseguible, resulta complicado su desarrollo e implementación en una estructura orientada a la distribución de Valor Funcional casi de forma única. Es un Valor que requiere tiempo, constancia y perseverancia en todos los sistemas de relación que deben usarse pero es el garante que sostendrá el nivel de confianza ante los inevitables errores funcionales que se producirán en toda relación y mantendrá alto el listón de fidelización que se precisa para obtener la Reputación de Marca que se precisa.

Creer que el Valor Emocional se puede conseguir a base de contar historias, más o menos, atractivas en soportes publicitarios con un cuidado exquisito del lenguaje, tono o color y mantener hábitos de cortesía extrema en los puntos de encuentro es construir Valor Emocional es el error más común de la Imagen Corporativa. No hay vinculación posible a nivel emocional que no incluya experiencias de relación que aporten coherencia de principio a fin entre el discurso corporativo y las acciones que el modelo de negocio ejecuta. La consigna de un departamento de Branding debe contemplar el refrán de uso común que habla de que la confianza se gana y nunca se va a regalar.

La Imagen de Marca es aquella que puede asumir que la vinculación se va a producir en la medida en que el Valor Funcional pueda ser llenado por la belleza única que cada empleado pueda aportar al producto y los servicios desde la detección, confección, producción, distribución, venta y atención de incidencias. Y que es el cúmulo de belleza aportada por individualidades y equipos de trabajo imprimida en los productos y servicios, la base en la que se va a sustentar la elaboración y consecución de un discurso, que a diferencia del de la Voz Corporativa debe ser dúctil y móvil y que resultará imprescindible ser trasladado por empleados que han de ser transformados en embajadores dispuestos a compartir experiencias. Experiencias que a su vez, obligan a ser diseñadas como aventuras para vivir junto con todas las partes interesadas.

La construcción del Valor Emocional es un proceso que requerirá toda nuestra atención y es el que logrará una fidelización perfecta mientras el Valor de Responsabilidad Social Corporativa y el Valor Funcional ganan la confianza de aquellos con los que se relaciona tu proyecto empresarial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario