martes, 27 de septiembre de 2011

Creatividad el mecanismo visible del talento

La creatividad es el motor que hace visible la manifestación del talento. La gestión de talento es el reto que debe asumir el departamento de Branding como tarea principal para obtener el plus que dará consistencia a un Valor Funcional que tendrá que interrelacionarse con el Valor Emocional y el Valor de Responsabilidad Social Corporativa para dar con la Imagen de Marca que debe compartir experiencias positivas en todos los puntos de encuentro de donde logrará obtener una Reputación que no hará falta emitir repetitivamente desde el discurso o voz única de la Imagen Corporativa.

Esta cualidad y habilidad que representa la creatividad es la capacidad de asociación de diversas informaciones en un mundo de posibilidades aún no estudiado o barajado. No convive la creatividad con patrones de igualdad en estructuras y es éste, quizá el componente que más complejidad reviste para los modelos de negocio, que viven de aplicaciones jerarquizadas que impiden la manifestación de las diferencias palpables entre los componente de grupos que funcionan, a través de consignas o directrices ya prefijadas de antemano.

Cuando el entorno directivo vive, además, completamente alejado de los espacios donde la Voz Corporativa recibe las devoluciones reales de incongruencias entre lo que dice que hace y lo que realmente hace, manifiestas en los puntos de encuentro, el núcleo del error se vuelve más intrincado y la dificultad para elaborar estrategias de mercado o la implantación de nuevos procedimientos en las estructuras internas devuelve un espacio donde la creatividad brilla por su ausencia o es perseguida como un peligroso enemigo y es ahí, donde la única solución parece ser la de asumir una clara carrera competitiva que se encostra en todos los departamentos y se expande a las formas de funcionamiento que en el mercado puede mostrar ese proyecto empresarial.

Es sin embargo, la capacidad de asociación de diferentes informaciones y la habilidad para gestionar verdaderos conflictos transformándolos en conflictos creativos, donde encuentran su oportunidad de éxito las propuestas de negocio que buscan una permanencia fija y sólida en el mercado y que estiman la consecución de la Reputación como uno de los pilares donde trabajar seriamente.

El modelo de negocio, debe asumir, que si bien un proyecto, no puede, por si solo, convertirse en el motor o e movimiento que genera la Reputación deseada, si son, los empleados, aquellos actores que son capaces de constituirse como grupos de alto rendimiento que funcionando de forma creativa muestran capacidad de gestionar y poner en pie el diseño de los valores necesarios para dar forma al deseo de constituirse como miembros influyentes de una comunidad concreta que va a relacionarse con el tejido empresarial en conceptos de compra y venta adecuados, considerando que, en realidad, son estas las dos acciones por las que un proyecto empresarial puede convertirse en algo rentable y digno de ser trabajado.

Para ello, es preciso que el departamento de Branding asuma que unas de las cualidades que debe buscar, potenciar y crear son los espacios donde sea posible cultivar una creatividad correctamente encuadrada que pueda movilizar, a través, de la pasión que genera la realización de un trabajo que persigue el objetivo de enriquecimiento para todas las partes interesadas en el modelo de negocio y no hay motivador más efectivo, para un hombre de acción, que el de tener la certeza absoluta de estar creando, gestionado o vendiendo aquello que realmente es útil, un transmisor de belleza y algo sostenible para todos y por la consecución de ese producto o servicio el hombre es capaz de desarrollar la creatividad necesaria y el talento adecuado, sin descanso ofreciendo la rentabilidad obtenida de este proceso que, siempre es infinitamente mayor que la que puede obtener un espacio competitivo y aburrido.






No hay comentarios:

Publicar un comentario