lunes, 19 de septiembre de 2011

Eventos que buscan influir. Eventos Marketing

Solo si tiene suerte el evento es encargado a un profesional con objetivos en una empresa donde de recurrentes y vistosos obtienen recursos estratégicos en función de la profesionalidad en manejo de estrategias que tenga el contacto organizador de la acción. El uso habitual es encargar la confección del evento a la persona menos ocupada de cualquier departamento que busca solo el objetivo de creacción en función de agradar al mando que supervisa su trabajo. 

Cuando un evento tiene suerte pasa directamente a gestión a través del departamento de Marketing donde obtiene la atención y las herramientas que se dispone para campañas publicitarias o de Recursos Humanos donde, asumirá un nivel de confección que pasará a tener constancia del cumplimiento de objetivos solo en papel, asumiendo herramientas básicas de gestión de grupos que nunca serán satisfactorias en la consecución de resultados adecuados.

El evento, sufre de falta de interés más allá de cumplir agendas que igualen al modelo de negocio con la practica habitual que se muestra en el sector donde trabaja, de igual forma, las piezas puestas en pie difieren, entre si, solo en una apariencia sistemática que ocultan una estructura simple de creación de la que solo se obtiene un conato de diferencia insuficiente como para desmarcarse de los vamos intentos que encuentran resultados insatisfactorios por la limitación en la afluencia de público que encarece siempre la pieza final, a simple vista, no tan productivo como una campaña publicitaria apoyada en grandes medios de comunicación. 

De esta forma el evento termina ocupándose de lanzamientos, muestras de resultados y actividades que pretenden encontrar soluciones pasajeras a problemas vitales entre los grupos de trabajo o que simplemente, se confeccionan para dar bombo y platillo a ciertas celebraciones. O en el mejor de los casos, encuentra espacio como apoyo a una millonaria campaña de publicidad en medios de comunicación

La búsqueda insistente de la capacidad de Influir

Resulta de obligado cumplimiento, en los eventos que diseña Marketing y RRHH, que las propuestas puestas en pie se nutran de los elementos básicos que han dado pie al diseño del discurso y el logo corporativo. Sin embargo, el evento, siempre se escapa a las mediciones estrictas y devuelve, in situ, la respuesta que la campaña publicitaria que recolecta llamadas interesadas inmediatas, tarda un tiempo relativamente largo en recoger cuando debe producirse el choque frontal entre lo que se dice que se hace y lo que realmente se está haciendo en todos los puntos de encuentro.

Si bien, las agencias organizadoras, son capaces de diseñar eventos cada vez más sofisticados y con unas manifestaciones que agradan al discurso único, que gusta a la Imagen Corporativa pero es la capacidad de influir la que está poniéndose a prueba en la era de la información donde estamos entrando y es esa cualidad, que desespera a los departamentos de Marketing y Recursos humanos, donde la devolución es a tiempo real, y las herramientas de diseño, casi sin querer, obligan al diálogo enriquecedor lo que hace que el sector de eventos, tenga por delante un camino para gestionarse como soporte publicitario vital en un futuro que ya es ahora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario