lunes, 9 de enero de 2012

Branding y Marketing de experiencias creando comunicación

La Imagen Corporativa ha vivido en un contexto donde los grupos de interés con más impacto de presión eran sostenidos en la cercanía de las juntas directivas, la rentabilidad máxima ha sido el objetivo principal de  todas sus estrategias. La Imagen de Marca, aparece como necesidad cuando aparecen grupos de interés que se manifiestan como grupos de presión en espacios donde la Imagen Corporativa había estado influyendo pero que, ahora, empieza a encontrar que ya no se encuentra credibilidad necesaria para sostener su mensaje único y repetitivo. 

Un Valor Funcional, premiado con la excelencia en entornos cercanos a la junta directiva, no parece ser suficiente, cuando es el consumidor quien habla. Las promesas de sostenibilidad, atención y resolución de incidencias, no son suficientes cuando la relación puede argumentar errores de aplicación. Un Valor Emocional conseguido en base a dos muestras de color inteligentemente combinados, tres llamadas a la emocionalidad subyacente en todo ser humano, tampoco parecen contener las claves que dan solidez a una relación que se prolonga en el tiempo y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa, alejado del entorno y que solo beneficia a quien no se ve, no son muestras suficientes para quienes asumen, también, parte del compromiso. 

Los soportes publicitarios que la Imagen Corporativa ha estado empleando para expandir la capacidad de impacto de un modelo de negocio cumplen su función, con grado de excelencia, en estrategias de conquista pero no logran sostenerse en los puntos de encuentro, donde, la realidad, se impone al valor acumulado en sugestión y atracción que tanto ha costado desarrollar, al someterlos a la rutina y el diario acontecer de la relación que se establece. 

Cada vez que el mensaje logra el impacto perseguido, el punto de encuentro es sometido a un bombardeo sistemático de argumentos de peso conseguidos a lo largo de la relación que sacuden las bases del mensaje hasta tumbar su eficacia real, dejando la capacidad de influir en un 17% que, poco a poco, y además, tenderá a la baja en la medida en que el consumidor accede a canales de información y denuncia, desestimando los que ya han sido tomados por la Voz Corporativa para crear los suyos propios generando grupos de presión en sistemas organizativos paralelos.

Encontrar el espacio de diálogo interactivo que aporte valor real a todos los grupos de interés sin excepción, es el reto que Branding debe acometer en todos sus puntos de encuentro.

Negocio a negocio
  • Reconstruye y genera el modelo de negocio transformando la Imagen Corporativa en Imagen de Marca.
  • Descubre y potencia el sello de diferencia que ya posees.
  • Cuida y gestiona experiencias de carácter comunicacional y bidimensional en los puntos de encuentro con los grupos interesados en el modelo de negocio, amplificando la opción de establecimiento de negociaciones ganar - ganar.
Cualquier encuentro con los grupos de interés deben ser pensados, diseñados y puestos en pie con el objetivo de adecuar el espacio para la consecución de una comunicación bidimensional en la que se pueda ejercer con toda libertad la capacidad de escucha potenciando la habilidad de asociación de diferentes y contradictorias informaciones para encontrar soluciones reales que aporten beneficio real a todas las partes interesadas. 

El evento tipo, en todas sus manifestaciones debe sufrir una transformación que pueda permitir, sin obstáculos, la viabilidad del proyecto de Branding. 

Branding, necesita espacios que generen colaboración mutua porque es allí donde encontrará los contenidos necesarios para impregnar todos los mensajes de la Imagen Corporativa hasta transformarla a Imagen de Marca, no solo en palabras, sino en acciones.

Negocio a consumidor
  • Construye tu negocio como Imagen de Marca.
  • Consigue un sello único de diferencia con tu competencia directa.
  • Transforma tu espacio en una experiencia única y diferenciadora.
  • Diseña y comparte experiencias positivas con los consumidores en el punto de encuentro.
Todo lo que toca a tu cliente, es un punto de encuentro. Tu Valor Funcional tocará al cliente y sino traslada la suficiente calidad y excelencia no podrá retornar en impacto positivo. Tu Valor Emocional, toca al cliente, no puede ser construido en base al mismo modelo que tu competencia porque será detectado y asumido como igual, el cliente te compra pero ni te mirará a la cara cuando tú desaparezcas y en tu lugar esté otro. Tu Valor de Responsabilidad Social Corporativa, no está en una acción temporal, pasajera y lejana, está en tu entorno y cubre a todos los que tocan tu modelo de negocio, incluidos, tu empleado menos valorado y tu consumidor más lejano.

Si tu punto de encuentro está diseñado con un "Compra y vete" eso hará el cliente, se irá y no volverá la cabeza atrás cuando tú tengas algún inconveniente y por mucho que utilices la palabra Marca para designarte, él sabrá que eres solo un comerciante más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario