martes, 7 de febrero de 2012

Brand Team Building. Equipos de alto rendimiento

Equipos de alto rendimiento
Brand Team Building diseña equipos capaces de estructurarse en función de un objetivo único encuadrado en la perfecta gestión de una Imagen de Marca que busca una Reputación óptima. 

Brand Team Building es capaz de transformar éxitos exiguos que requieren infinitos esfuerzos de inversión en medidas máximas de control, en éxitos que se construyen en base a la consecución de un Valor Funcional realmente útil y de calidad máxima para todos los grupos interesados. La construcción de un Valor Emocional con la habilidad de trasladar belleza en todo lo que toca y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa que realmente enriquezca a todas las partes interesadas en el modelo de negocio.

Brand Team Building, permite el diseño y la puesta en pie de equipos de trabajo con altas capacidades creativas y el desarrollo sistemático del talento necesario para conseguir las cotas de innovación que hoy día el mercado demanda de forma constante y que los sistemas burocratizados no pueden absorber.

¿Como lo hace?

Estructura la línea de acciones que permiten la implantación de un proceso formativo dirigido a capacitar de herramientas válidas que ayudan a mecanizar las estructuras simples que sostienen y dan forma a los tres valores que aportan la Reputación de Marcas que necesita el modelo de negocio amplificando la muestra de resultados adecuados en la construcción de Valor Funcional, Valor Emocional y Valor de Responsabilidad Social Corporativa.

Diseña los espacios de trabajo y las estructuras de comunicación interna como óptimos para la consecución de una comunicación bidimensional perfecta, creando entornos donde puedan potenciarse la creatividad y el talento hasta generar el movimiento que permite el dialogo y la rotaciones de roles que buscan soluciones a diferentes posiciones, aunque estas sean contradictorias.


Genera entrenamientos capaces de perseguir el objetivo de crear siempre experiencias óptimas con el grupo interesado que toca por medio de su tarea concreta y provee de elementos básicos de gestión creativa que puede aportar soluciones encuadradas y de alto potencial que buscan siempre el enriquecimiento de todas las partes interesadas, aportando, con esto, al modelo de negocio, la posibilidad de estructurar estrategias, cada vez más certeras, en producción, distribución y ventas.

Aprovecha, al máximo, todos los recursos potenciales que el empleado trae consigo y le ayuda a perfilar las tareas que acomete con una productividad que, alejada de las cadenas de producción y distribución de una Era Industrial, termina siendo más éxitosa porque se dirige hacia la consecución de la efectividad máxima que puede acometer, por si sola, la construcción de una Reputación de Marca correcta, con mínima inversión en costes de control. La motivación es rentable. 

Crea estructuras, coherentes de principio a fin, en todo el tejido empresarial donde se logra una focalización total, justo allí, donde Branding y Responsabilidad Social Corporativa, intentan la construcción de una Imagen y Cultura de Marca que permita al proyecto empresarial, convertirse en un miembro influyente de la comunidad donde vive, relegando las costosas inversiones en estrategias de influencia solo para espacios de conquista. 

Permite la gestión de la información estratégica vital que se extrae del hábito de la colaboración mutua y estima la transformación del concepto empleado a un concepto más amplio de embajador que puede gestionar la Imagen de Marca, desde su tarea concreta, como un perfecto diplomático que aporta valor a todo lo que toca y que traslada no solo mensajes, sino que genera los contenidos donde se apoyarán Branding y RSC. 

¿Alto rendimiento o solo productividad?

Las consideraciones para potenciar la productividad, como único elemento a tener en cuenta,  son traídas desde entornos donde la cadena de producción, distribución y ventas eran los únicos cometido de construcción que había previsto una Imagen Corporativa que no contó con la capacidad de acumulación de experiencias y de información contradictoria emitida, que puede ser contrastada, invitando a la reflexión y a una toma de decisiones, por parte del mercado, que pueden ser absolutamente negativas para ella. La Imagen Corporativa carece de la habilidad suficiente para desarrollar estrategias útiles para conseguir la cota de Reputación de Marca que precisa el mercado y no puede asumir las devoluciones negativas que se han ido acumulando, a través del tiempo de relación. El perseguir una productividad que solo cuantifica resultados en ventas, no puede acometer la labor de construcción de una Reputación óptima porque, emite en todos los puntos de encuentro, el objetivo que termina por alejarla. 

Un soldado, no es un embajador. Un embajador busca una forma de relación que tiene en cuenta todo el conjunto. Nadie piensa en pedir a un soldado que ejecute una labor diplomática y hasta que no se asuma que son imprescindibles los embajadores de la Imagen de Marca en todos los puntos de encuentro, volverá a ser necesaria otra nueva palabra para designar lo que antes se llamó empresa y ahora marca huyendo de devoluciones nefastas, porque los soldados que ejecutan órdenes pueden hacerlo de forma contradictoria pero la incoherencia no traerá Reputación por muchos esfuerzos que se hagan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario