martes, 17 de abril de 2012

Branding y Marketing de experiencias en su relación con el Arte

Playa en blanco y negro
Las construcciones de Marketing se corresponden con previsiones, sumas y divisiones de conceptos. La premisa es la anticipación al deseo detectando la necesidad o creándola, en caso de no aparecer esta y la venta directa concentrada en intensos balances de Debe y Haber, teniendo en cuenta, que el retorno de la inversión debe ser, siempre mayor al capital expuesto. 

En un mercado altamente competitivo las propuestas más exitosas, son siempre las que se nutren  del abaratamiento de costes y el control de la información que supone esa práctica. La expansión es la Ley y las artes, son las estratégicas, que devanean consiguiendo éxitos, allí donde la experiencia es efímera e invita a reformular el discurso recurrente, en vez de convertirse en una experiencia compartida que persiga la confianza.

Branding se desarrolla o tiende a desarrollarse en un espacio, completamente distinto a Marketing. Branding ejecuta su diseño en entornos donde la conquista ya fue realizada y se asume la premisa, de que el discurso conquistador, deja de tener efecto, cuando es puesto a pruebam con el hacer rutinario de la acción y elije tomar la práctica de estructurar coherencia, de principio a fin, entre lo que dice que hace y lo que realmente hace, el modelo de negocio. Si Branding elije permanecer, antes incluso, de que Marketing elija conquistar, las cuotas de éxito en previsión se multiplican por el número de conquistas y la habilidad puesta en juego para conseguir relaciones óptimas, donde pondrá en firme juego, el diálogo y la interacción constante.

Marketing de experiencias se identifica por la cualidad de diseño de espacios de atención al consumidor, como experiencias para compartir, donde generar la confianza necesaria para conseguir estabilidad y se esfuerza, en crear los canales y momentos adecuados, desde el sector de eventos, para la implantación de un diálogo interactivo que sea constante y logre enriquecer a todo el tejido empresarial, aportando direcciones coherentes, a estrategias que pueden convertirse en obstáculos.

Para ello, diseña y emite contenidos que apoyan los mensajes hipnóticos y atrayentes de las estrategias de conquista, potencia la interacción y el diálogo constante enriquecedor bidimensional, que no solo está buscando, el momento justo, donde volver a emitir el discurso corporativo con el objetivo de una venta o convencimiento, sino que espera la respuesta para poder transmitirla a todo el tejido donde encontrará una solución real y satisfactoria para las partes, que aportará valor estratégico, más allá de "hasta donde dura la oferta". 

Las Artes escénicas, se desarrollan en conceptos similares, nunca buscan respuestas inmediatas y el objetivo máximo es permanecer como contenido en toda la experiencia de la raza humana y para ello, dotan todo el producto o Valor Funcional de unos contenidos claros, que apoyan el mensaje último, dotan todo el producto de inmensa belleza, a través de la potenciación del talento en todos los miembros de sus equipos y logran la implicación más allá de la profesión, hasta convertir la tarea en casi vocacional, ajustando el resultado a la premisa de que irremediablemente se convertirá en una experiencia compartida y buscando el diálogo que hace crecer la empatía hasta la obtención de un Valor de Responsabilidad Social Corporativa que termina engarzado, como una bella perla, en el mensaje prioritario que mueve toda la pieza expuesta.

Los resultados que obtiene el Arte en la transmisión y gestión de contenidos es innegable, las herramientas puestas en marcha para conseguir hacer vivir la experiencia y las formulaciones y mecanismos que usa para transformar el diálogo a útil, son de un valor extremo para una disciplina y un departamento que debe ayudar a aprender a los modelos de negocio, la importancia de permanecer en retinas, mentes y emociones de quien se está relacionando con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario