martes, 24 de julio de 2012

La Marca, aquel narrador de historias que busca

La Marca aquel narrador de historias que busca compartir experiencias


de Pina Bausch

El concepto de Marca, nace de la necesidad urgente de salir a dar respuesta a un cambio en las relaciones establecidas en una Era Industrial donde la falta de experiencia de los grupos interesados y la habilidad desarrollada por la necesidad de distribuir y vender las grandes cantidades de productos que salían de las cadenas de montaje que podía presumir de alta producción, eran reinas.

Para Branding, el departamento generador de Imagen de Marca, el narrador de historias ha de contemplar, con toda seriedad, la reacción del interlocutor que tiene delante, estableciendo un diálogo interactivo que dura toda la exposición y que se mantendrá vivo mucho después de terminada la puesta en pie de la experiencia narrada, dialogada y compartida. Durante todo el proceso, el narrador vive la percepción completa de la responsabilidad que conlleva su discurso y su partitura de acción y es capaz de, modificar in situ y a tiempo real, el discurso, el contenido y toda la partitura de acciones, en función del, objetivo principal para transmitir correctamente el mensaje. 

De forma inevitable, la emisión y puesta en pie de cualquier mensaje está ya expuesto, se aprecie o no, a la experiencia vital del interlocutor. Una inadecuada puesta en pie, revela y evidencia aquella pieza que, aún aparentemente llena de contenidos, solo tiene deseos de influir y pone de manifiesto, la utilidad y la necesidad de prestar más atención al cuidado del mínimo detalle para lograr expandir un concepto de Marca en entornos que requieren la construcción de un carácter de influencia donde ya eres conocido más allá del discurso repetitivo con el que se ha posicionado la Imagen Corporativa en espacios de conquista. 

La Voz Corporativa está dispuesta a repetir el único discurso con miles de cambios en las palabras adaptándose al interlocutor pero no logra transformar a Imagen de Marca, sino es capaz de estar en disposición de modificar completamente el discurso y toda la partitura de acciones para obtener una relación comprometida por ambas partes.

El receptor ejecuta evoluciones varias y hace mover el contenido recibido por diferentes espacios internos:


  1. Traslada el contenido a su pasado vivencial, reflexivo y emocional, logrando hacer in site solo rescatando experiencias, a las que asocia resultados concretos que pueden ser óptimos y afines al mensaje final o pueden  devolver resultados específicos que hacen engordar experiencias negativas. A más contradicción expuesta, más reverberancia nefasta se obtendrá en el punto de encuentro.
  2. Hace impactar el contenido y el mensaje contra el espejo de la imaginación que devuelve imágenes que se proyectan hablando de un futuro que se recalibra con el pasado recordado y  terminan concentrando la previsión de efectos posibles, si toma por cierta, la sugerencia que recibe, y 
  3. Sea tomada por cierta o no verdadera la propuesta recibida, la recalibración entre recuerdo de efectos pasados y posibles efectos futuros  se desbordan en el presente con infinitas fórmulas de aplicación e implantación de procesos que reformulan de forma constante lo expuesto y que acaba emitiendo en formato de respuesta al emisor.


Una voz tendente a influir en el interlocutor busca el momento adecuado para volver a emitir el discurso, tomando al interlocutor que da una respuesta negativa por aquel que de temor al cambio solo argumenta objeciones, potenciando la agresividad del que recibe la devolución y si, en un entorno de conquista, la agresividad, puede tener efecto rápido de éxito, pero en un espacio, sin embargo, donde la convivencia da argumentos de peso al que ofrece la negativa, o la agresividad se vuelve extrema o la negativa seguirá siendo arrolladora.

Una respuesta positiva del interlocutor, sin embargo, promueve una sensación de victoria y de éxtasis que se vive y desaparece en cuestión de segundos.

Y una tendencia transformadora a Marca, recuerda que ya no puede trabajar solo con la palabra, sino que se ha de desvivir por completo por compartir experiencias con interlocutores  asumiendo que se va a realizar el proceso de recepción y respuesta a mensajes de forma consciente ya habiendo perdido la confianza que de vueltas, ha de ser ganada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario