lunes, 9 de julio de 2012

Marketing de experiencias, implantación Branding

Las estructuras y los pilares básicos de la transformación que busca un departamento de Branding se sustentan sobre el deseo de pasar de unos conceptos obsoletos que aportaron grandes raciones de éxito en una Era Industrial que vivía para y por generar cantidad ingentes de productos que debían ser colocados en unos mercados que asistían al despliegue de lo nuevo pero que han evolucionado hasta ser conscientes de las grandes contradicciones que emergen desde un discurso con intenciones de conquista rápida que nunca se planteó la posibilidad de permanencia dentro de parámetros de compromiso real con el interlocutor.

Las áreas de implantación de nuevos modelos para asumir el cambio que ya viven los grupos interesados en nuestros proyectos empresariales, comienzan a evidenciarse en todos los puntos de encuentro que tocan estas comunidades y para el personal Branding que emprende la tarea de transformar la Imagen Corporativa a una Imagen de Marcas, los recursos fundamentales que aportarán valor real a todas sus estrategias pasan por encontrar formulaciones prácticas que conviertan sus puntos de encuentro en experiencias óptimas para compartir, fomentando al diálogo y la comunicación bidimensional. El Marketing que comparte experiencias bien nutrido de capacidades y habilidades que el Arte ha puesto a prueba, de forma constante, desde su nacimiento, aportan soluciones reales a necesidades que también son reales. 

El Arte es capaz de encontrar incoherencias en cualquier estructura que se le de para su estudio y es dueño de herramientas básicas que ayudan a la transformación a un diseño con coherencia, de principio a fin. Y habilita la posibilidad de superar obstáculos aportando procesos sostenidos en resultados de éxitos y fracasos, con toda una serie de pruebas reales puestas en pie en sus manifestaciones, mientras esgrime con auténtica destreza todos los recursos y canales comunicativos para detectar cualquier error y subsanarlo, prácticamente, al mismo tiempo que es localizado.

Un Marketing de experiencias que se nutre de las habilidades y capacidades básicas que el Arte aporta, se esfuerza en lograr el encuadre perfecto que sitúa los recursos artísticos en la dirección adecuada para de un mero oficio, hacer crecer toda una experiencia vital que pueda comunicar una estructura compleja y de éxito que sostenga, con coherencia, un Valor Funcional, un Valor Emocional y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa que permitirá a nuestras empresas permanecer en unos mercados de los que ahora solo rescatan desconfianza máxima a todos los niveles.

Branding es quien debe velar porque los objetivos de la Imagen de Marca, trasladen belleza o Valor Emocional y Responsabilidad Social Corporativa o aquel objetivo de lograr enriquecer realmente al propio proyecto empresarial y todos los grupos interesados en el, transmitiendo los valores  a todos los canales de producción, distribución, venta y atención a los grupos o Valor Funcional a todos los interesados en el modelo de negocio, en todos los puntos de encuentro donde la prioridad es la comunicación bidimensional estableciendo una verdadera negociación donde ganan todos. 

Si bien Branding debe poner en su punto de mira toda la estructura, son los puntos de encuentro que tocan al cliente los que requieren de su máximo esfuerzo y determinación para lograr el cumplir el reto con todo éxito.

Un sistema que copia la estructura de una cadena de montaje y lo traslada, sin miramientos, a estrategias de distribución, venta y atención, está abocado al fracaso más estrepitoso en unos mercados que son ya capaces de detectar las incoherencias entre el discurso corporativo y las acciones reales que se acometen, logrando expresarlo en cualquier entorno donde se halle y  consiguiendo organizarse ofreciendo soluciones alternativas y más flexibles a lo que ya no les gusta o les ha causado graves molestias. 

Eventos estratégicos:

  • Marketing de experiencias en entornos orientados a otros negocios, busca formulaciones y aplicaciones prácticas que aportan valor a la necesidad de compartir experiencias vitales donde la comunicación fluye en esos espacios de encuentro que se desarrollan como eventos, encontrando en ellos la posibilidad de dejar de invertir en unas manifestaciones, más o menos, casuales que aportan el mínimo a una Imagen Corporativa y convirtiéndolos en eventos estratégicos de alto valor en retorno de la inversión.


Espacios de atención al cliente:
  • Marketing de experiencias en entornos orientados directamente al consumidor, busca formulaciones y aplicaciones prácticas que transforman el espacio de atención al cliente, desde principio a fin o reciclando sobre estructuras ya puestas en pie, en una completa experiencia diferenciadora de la competencia y que además, encuentra el valor de fidelización que las antiguas estrategias de la Era Industrial, nunca consiguió, más allá de hasta donde duraba la oferta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario