martes, 11 de septiembre de 2012

Imagen de Marca y el concepto de coherencia

Escher (Cinta de Moebius)
Coherencia de principio a fin, es el objetivo más significativo que un departamento de Branding debe obtener en todo la estructura del tejido empresarial. 

Cuando las estructuras se componen en diseños jerarquizados, la pérdida de información que amplificaría el éxito de las estrategias va perdiendo  capacidades hasta retrotraer el mundo de posibilidades al desafortunado resultado de conseguir resultados, más o menos, satisfactorios que, pueden recordar a éxitos ya pasados pero, termina alejando al éxito rotundo de todo el encuadre que, en un principio, delineaba con claridad meridiana la propuesta porque recibía información constante de todos sus puntos de encuentro y que era percibida por una cúpula de gestión que aún estaba en contacto permanente con la realidad.

Branding es la especialidad que se esfuerza en crear los canales adecuados para que se pueda generar el feed back más perfecto, recomponiendo, con honestidad, la estructura que se comunica con contradicciones entre la acción y el discurso poniendo en pie estrategias más afectivas y delineando los puntos de encuentro como canales de comunicación de contenidos y mensajes, donde los grupos interesados puedan percibir, sin albergar la más mínima duda,  la armonía perfecta del encuadre global.

Diseñar canales correctos y adecuados para la consecución de una comunicación bidimensional e interactiva perfecta, diseñando herramientas, más o menos complejas, según necesidades pero, sobretodo, remarcando la implantación de objetivos comunes a todos los implicados internamente en la marcha del proyecto que puedan generar un espacio a la colaboración mutua real, en función de hacer brillar el proyecto, alejándose, cada vez más, de la tendencia a conseguir testeos que buscan una respuesta concreta que apoye la estrategia propuesta y no la puesta a prueba de formulaciones para dar soluciones reclamadas.

Cuando todo el tejido empresarial está trabajando en la misma dirección, esa dirección que les permite ser parte activa de todo el proyecto que busca el enriquecimiento de todos los que trabajan por conseguir el beneficio del conjunto, se manifiesta el momento donde se es capaz de dar al Valor Funcional un Valor Emocional, que el que se relaciona sin participar en la tarea va a recibir atado a un Valor de Responsabilidad Social Corporativa que puede enorgullecerse de estar mostrando el objetivo de enriquecerse pero también, de enriquecer a todos y cada uno de los grupos que están interesados en el proyecto empresarial que pasará a convertirse en un miembro influyente de la comunidad obteniendo la Reputación que se precisa.

Reestructurado todo el sistema interno de funcionamiento, el personal Branding debe sintetizar y poner en pie estrategias que logren trasladar la imagen global diseñada a todos los detalles que tocan a los grupos externos interesados en el modelo de negocio, convirtiendo todos sus valores en una promesa de experiencia donde la relación comprometida es la reina, poniendo en pie, en todos los puntos de encuentro, la escena donde se va a desarrollar esa relación que ha de guardar un equilibrio total entre el contenido y los mensajes emitidos y todos los signos que los confirman en cada uno de los detalles que tocan al interlocutor.


  • Nos percibimos como frescos, jóvenes aunque mantenemos un carácter de gran profesionalidad y las formas que mostramos, la  imagen, los detalles, el discurso muestran que nos movemos en códigos diferentes, la experiencia que podemos ofrecer será nefasta e incongruente.


  • Nos sentimos diferentes, aún dando igual en que diferencia pero copiamos literalmente lo propuesto por la competencia y asumido como políticamente correcto en el entorno tampoco podremos ofrecer una experiencia positiva porque aglutinaremos todos los errores cometidos, tanto nuestros como de todos los que ejecutan la mismas acciones. 


  • Y si, ya por último, somos totalmente conscientes de nuestra diferencia, las mostramos tal cual las percibimos y no somos capaces de escuchar o vernos  en el como influimos y la reacción que provocamos en el entorno, tampoco conseguiremos un valor real de utilidad en la diferencia.


Ser coherente, es una cuestión de equilibrio simple y a este equipo de trabajo le encantaría retar al lector a intentar conseguir un equilibrio perfecto cerrando los ojos a su entorno, mientras intenta solo y sin tocar nada de lo que está en el espacio, la simple acción de caminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario