lunes, 3 de diciembre de 2012

Marcas, creación de contenidos y paradojas

Branding muestra su más esencial diferencia con las estrategias de Marketing,  justo donde la implantación de contenidos que avalen, cada una, de las acciones y mensajes que, acostumbra a desarrollar Marketing y es, en ese punto, donde en estos momentos, se están generando una de las paradojas que más acercan a los procesos de implantación de Branding en el tejido empresarial a las herramientas que el Arte tiene en modo prueba y fracaso desde el momento en que el ser humano, se elige en la expresión de todos y cada uno de los elementos que le conforman sean estos sentimientos, ideas, propuestas, proyectos y cualquier indicio de que puede ejecutar acción para destruir y construir en cualquier entorno donde vive.

Obtener el rango de constructor es relativamente fácil para cualquiera que elimine la zona de confort para reflexionar con seriedad en el entorno donde vive, decidiendo que cambiará todo elemento que no le permite obtener el resultado que visiona. Cuando establece el cambio y descubre que puede beneficiar a otros, emerge la necesidad de compartirlo y cuando lo comparte descubre el verdadero valor de lo que ha obtenido para pasar a ser plenamente consciente del resultado en beneficios que puede ofrecerle la puesta en pie de la infraestructura necesaria para difundir y conquistar a todos a los que podría interesar convirtiéndolos en usuarios que, a su vez, terminan generando grupos interesados en lo que la idea, convertida en propuesta y productos y servicios propone. En relación directa con el Arte, esta construcción es un diseño de pieza que se dibuja de dentro hacia afuera, mientras se contamina de los objetivos de todos los implicados y despliega una partitura de acciones que revela el núcleo interno de la propuesta. 

Puedes elegir también, la formulación contraria, una vez alguien ha emprendido el camino, abierta la vereda, es fácil hacer el camino en dirección contraria y puedes elegir, no ser constructor, si no ser solo el que busca la contaminación de todos los implicados, aportando una partitura de acciones que ya tiene implícito el núcleo interno de la propuesta que, se manifiesta en unos productos y servicios que ya se prevén, como necesarios, levantando la infraestructura precisa y sentándose a esperar que sean empleados, usuarios y grupos interesados los que generen la habilidad necesaria para la estilización del mensaje que será transmitido, de forma independiente, a la visión que, en realidad, nunca se obtuvo pero que, sin la más mínima duda, debería buscarse en todo momento.

Cualquier equipo de trabajo que desarrolle su tarea en las disciplinas artísticas que se mueven en piezas escénicas, tendrá la absoluta seguridad de que tanto, desde los recursos de estilo, puedes viajar hacia el interior rescatando los contenidos y apuntalando con absoluta firmeza el objetivo principal de toda la estructura o que, desde adentro, terminarás encontrando los recursos estilísticos precisos  para lograr el objetivo principal. 

Sin embargo, ¿Cual es el objetivo principal que mueve a nuestros proyectos empresariales? Una cadena de producción, necesita solo especialistas, entre más concreta sea la tarea, mejor pero una de estas cadenas, no puede y no logrará poner en pie contenidos atractivos, ni logrará embajadores que puedan defender la Imagen de Marca a pesar de los vaivenes, cada vez, más frecuentes de los mercados y donde la incapacidad de consumo y crecimiento es más manifiesta, con tendencia a no volver a la época dorada en que todo parecía seguir la tendencia de compra. 

Puedes elegir montar una pieza escénica y un proyecto empresarial, lo es, porque necesita expresarse y ser aceptado, como una copia de recursos estéticos o puedes diseñar y poner en pie un formato mostrando la diferencia para encontrar, poco a poco, la estética pero, lo que ni uno solo de los equipos artísticos evitaría, es desde el primer momento, hasta el último atar cada una de las palabras, tonos, colores, sonidos, sabores, acciones al objetivo principal que se encuentra en la pieza. Y para cualquier proyecto empresarial, ese objetivo, tal y como se vive el panorama actual, ha de ser la de la construcción de un Valor Funcional que sea de verdadera utilidad para tod@s, atado y bien atado a un Valor Emocional que traslada belleza a todo lo que toca, más una intención clara de enriquecer a todos lo que lo tocan para lo que se vale de un Valor de Responsabilidad Social Corporativa, claramente demostrable.

1 comentario:

  1. Hola!
    Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    besoss!
    Emilia

    ResponderEliminar