miércoles, 17 de abril de 2013

Para mediana y gran empresa, Marketing, Teambilindig y Gestión de liderazgos

Entre panes parece vivir la mediana y la gran empresa. Por un lado, a la expectativa de lo que hacen las grandes corporaciones, cometiendo los mismos errores que ellas intentando estimar Responsabilidad Social Corporativa como un recurso obsoleto de caridad, creyendo que dos cambios simples, en conceptos como, encontrar envases ecológicos les atraerá de nuevo el éxito y debatiéndose en la certeza de que el remanente con el que pensó aguantar la crisis, empieza a desvanecerse y los puntos de distribución y encuentro demandan, cada vez menos, en estos momentos. 

El futuro transitan despacio hacia Branding y sus herramientas permitiendo construir experiencias óptimas para compartir con Marketing de Experiencias y transformar a la maltrecha "familia" en embajadores de Marca transformando con usos de Team building a los equipos de trabajo habituales en equipos de alto rendimiento que siendo gestionados por líderes creativos logran dar soluciones de alta satisfacción a todos los grupos interesados en el modelo de negocio. 

Sin embargo, parece que abarrotar los medios de comunicación habituales a la Imagen Corporativa es uno de los pasos desesperados que se ponen en marcha y mientras se invierte en formulaciones obsoletas se descubre que aún a pesar de los esfuerzos y de haber logrado cierto trato "familiar" en el tejido empresarial, no consigue la fidelidad necesaria y no encuentra aquello que lleve a entender como aplicar, en si mismas, lo que las grandes corporaciones hablan de Reputación = Valor Funcional que sea bueno para todos + Valor Emocional que traslada belleza y comparte experiencia hasta fidelizar + Valor de Responsabilidad Social Corporativa que, ha de manifestarse como promesa de obligado cumplimiento.

El segundo paso, no deja de ser otro paso atrás y así cuando, aparentemente, la necesidad aprieta el primer recurso de uso rutinario en nuestras empresas es el ejercer una descomunal presión para lograr abaratar costes, en todos y cada uno de los ámbitos donde se mueve, sin embargo, cuando la exigencia es la de transformar a Imagen de Marca, no se conseguirá establecer una Reputación correcta con estas prácticas porque devalúan el Valor Funcional, alejando calidad y necesidad del producto y los servicios. Elimina de un plumazo el Valor Emocional porque la experiencia, ya desde el Valor Funcional, comienza a ser pésima y abre la puerta a una desbandada generalizada entre los consumidores y otros grupos interesados que comienza a establecer toda las incongruencias apoyados por la información que se expande más allá de las estructuras internas estimando que la Responsabilidad Social Corporativa real, no existe y ante tanta competencia, no le resultará difícil sustituir todo lo que se ofrece y, con suerte, caemos en la cuenta de que aquello de la Reputación, a lo mejor, es necesidad por demanda real.

Team Building genera la cualidad y la habilidad para que los empleados puedan desarrollar una ampliación de responsabilidades y no solo en el ámbito de más producción imposible de sacar de los stock, en momentos de decrecimiento económico, convirtiéndoles en embajadores capaces de trasladar belleza a todo lo que tocan logrando la vinculación y la fidelidad y extrayendo la información que permitirá establecer estrategias de producción, distribución más efectivas y sustentando en ellos, el preciado Valor de Responsabilidad Social Corporativa que la Imagen de Marca, no puede comprar, sino generar.

Líderes creativos que trasladan la información y extraen la solución más efectiva que da satisfacción a todos los grupos interesados, manteniendo las condiciones adecuadas para ejercer su mando sobre equipos altamente cualificados y productivos que, no solo productores.

Marketing de experiencias que se ocupa de diseñar y cuidar la experiencia de la Marca en todos los ámbitos trasladando contenidos y disfrutando del establecimiento de una relación más eficaz con toda la comunidad en todo el tejido interno y generando experiencias para compartir únicas de marcada diferencia en los puntos de encuentro en espacios de atención al consumidor y en eventos o espacios de encuentro con grupos interesados más cercanos a las juntas directivas.

La buena noticia es que el futuro está ya aquí y que hagamos lo que hagamos se quedará repleto de posibilidades. La noticia menos mala es que, este futuro, será la tumba de todos los modelos de negocio que estimen quedarse como piezas de museo de la Era Industrial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario