lunes, 12 de agosto de 2013

El Arte de compartir experiencias y la Imagen de Marcas

Compartir experiencias es todo un Arte, cuando lo que se busca es crear o implementar una perfecta Imagen de Marca que pueda levantar una Reputación correcta para convertirse en una LoveMarks, lejos de la necesidad de volver locas a las masas que pasarían a "amar" lo que, no tiene, ni la más mínima relevancia en sus vidas, por más empeño que ponga la Imagen Corporativa.

Control sobre la experiencia

La acumulación de información y experiencia, por parte de la comunidad, es irremediable, a pesar de las inversiones en publicidad y la elaboración de perfectas formas y discursos corporativos.

Apuntarse al Arte de crear experiencias óptimas desde la construcción del Valor Funcional, permitiendo la apertura de espacios y elementos básicos para lograr la aparición de un Valor Emocional capaz de trasladar belleza a todo lo que toca a los grupos interesados, es el comienzo de la creación de la Imagen de Marca, embarcados, en esa tarea, la implementación del Valor de Responsabilidad Social Corporativa, no es más que la consecuencia lógica y coherente que no necesita, siquiera de un departamento propio. 

Marketing de experiencias tiene dos vía de construcción: 


  • Una lanza líneas de trabajo dentro del tejido empresarial y desarrolla los modelos de crecimiento para generar la oportunidad de diseño.
  • Extrae el contenido y lo transforma en experiencias óptimas para compartir en todos los puntos de encuentro con los grupor interesados. Siguiendo estas vías, las construcciones sin sentido, ni coherencia que conforman la experiencia de relación con los modelos de negocio, tiene mucho más que contar que lanzar fórmulas de cortesía más actuales o animaciones caras pero faltas de sentido de utilidad. 


La experiencia compartida es un concepto del que ningún proyecto empresarial puede sustraerse o creerse a salvo. Comienza a levantarse desde el mismo Valor Funcional o producto y, casi sin querer, roza a los grupos interesados de forma contundente, a pesar de los esfuerzos puestos en aprovechar la cualidad de compulsión de compra, tras el impacto de información y venta. 


Antecedentes

Cuando la relación se prolonga en el tiempo, la realidad de nuestros proyectos se hace manifiesta y cae de forma irrevocable en sostener, la eficacia de sus técnicas de atracción e impacto, normalizando la aceptación de iguales, en formas o fuerzas, como "competencia aceptable"  que asume parámetros semiacordados, por ambas  partes y conocidos como, el área de lo "políticamente correcto" que, permite la negociación y la imposición de las presencias como modelos de negocio, en los mercados, buscando formas que logran eliminar a posibles competidores. Embarcados en estos hábitos, se abre la posibilidad de fomentar de aderezar la apariencia de normalidad, con formatos de construcción de conflictos dramáticos que logran, por momentos, canalizar afines con gusto por la competición a dos bandos, siendo éste un hábito recurrente llega un momento donde el espectador del "espectáculo" termina obviando la apariencia y el abandono, sistemático de los campos de juego, que terminan viviendo en la desidia y el aburrimiento de quienes, interesados, pero obligados, no pueden emitir un gesto de máximo desagrado, cuando asumen que seguirán manteniendo la relación, eso si, con cada vez más herramientas, para vencer en una negociación, que están destinados a perder, cuando los esfuerzos de la Imagen Corporativa, consisten en levantar experiencias nefastas que, desde lejos, se puede oler que, detrás de tanta belleza solo hay equipos de trabajo entrenados en las artes del "ahora lo ves, ahora no lo ves"

Los límites son traspasados constantemente por las malas experiencias acumuladas y la información es aireada en las comunidades donde, por más esfuerzos e inversiones que se hagan, no se logra romper con el profundo desagrado que provoca la relación.



¿Porqué seguir insistiendo cuando se maneja ya la fórmula que habla de la necesidad de levantar Reputación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario