domingo, 2 de marzo de 2014

Proyección comunicacional y relacional

La comunicación corporativa, promete, la relación, desde que emite cualquier tipo de mensaje, incluida la realización y distribución estratégica de su Valor Funcional, sugiere una consecución de Valor Emocional en sus mensajes publicitarios y concluye, asegurando una perfecta relación con la utilización de canales post venta de atención que, según los casos, contiene canales de reclamación, servicios técnicos. atención al cliente, ventas e información de nuevas ofertas y otros. Mientras realiza todo este esfuerzo para dar credibilidad a un discurso de conquista, sin embargo, estima establecer directrices en todos sus departamentos para lograr que sus promesas sean todas, meros espacios donde volver a retrotraer la relación a un inicio, que ha de ser, si o si, un imput de venta positiva.

La proyección comunicacional, en todos los casos, se dedica a dibujar un paisaje absolutamente atractivo capaz de conseguir el si quiero, con promesas, no necesariamente ciertas en la relación que el interesado establecerá en el uso del Valor Funcional. Juega con carencias o necesidades del Valor Emocional para volver a ofrecer promesas de consecución y establece una relación en función de una intención ganadora, haciendo uso de recursos de forma independiente,  ya no solo al enriquecimiento, el deseo y la necesidad real de los grupos interesados en el modelo de negocio, si no que, ni siquiera cumplen el cometido que se ha prometido.

Asumir las reglas impuestas por la Imagen Corporativa, forma parte de la rutina diaria, en muchos casos obligada, a la que enfrentan todos los interesados en un producto o servicios, sin embargo, estas circunstancias creadas, no  impiden, de ninguna forma, que el proyecto empresarial recoja devoluciones negativas constantes en todos los puntos de encuentro y que cuando, agotada por infinitas negociaciones individuales con quienes aprenden de ella, solo tiene opción perecer en el bucle eterno del abaratamiento de costes, en medio de una sociedad castigadora de las acciones que mantienen el ritmo necesario para conseguir lanzar ofertas y elige ser amada, buscando ser LoveMark, lo único que encuentra es hastío, cierto conato de desprecio, desconfianza y miles de ojos dispuestos a encontrar para hacer que miles de bocas, se deshagan en chances, chascarillos, envueltos en grandes dotes de cinismo que, a más esfuerzo, más dificultad encuentra en ser creíbles.

Evolucionando conceptos y estrategias

Siendo la relación algo que, de forma inevitable, va a enfrentar cualquier proyecto empresarial, estimar realizar una reflexión seria al respecto de la relación mejorará el sistema comunicacional y permitirá establecer las bases a la construcción del diseño de LoveMark y EmployerBranding necesarios para establecerse como opción de presente y futuro en plena Era de la Información.

Enforcar todo el trabajo alrededor del Valor funcional, como un generador inequívoco de relación es direccionar, con claridad hacia el éxito de los resultados buscados. Entender el Valor funcional como un canal donde poder empezar a establecer vínculos correctos es comenzar a levantar Valor Emocional.

Tener absoluto cuidado de que lo que dice el discurso corporativo, tanto en encuentros tú a tu, como en atractivos mensajes publicitarios es empezar a dar forma al Valor emocional y levantar la propuesta es empezar a estimar que es el mensaje el que ha de convertirse en realidad absoluta para garantizar el espacio de convención escénica que construye la Imagen de Marca que, terminará moviéndose hasta establecer relaciones satisfactorias con todos los elementos que tenga a mano, en los puntos de encuentro, redes sociales y espacios de eventos. Cuando se logra entender el Valor emocional como el paso correcto donde establecer escucha y diálogo bidimensional realmente interactivo, carente de solo la intencionalidad de lograr impacto de venta, se comienza a levantar Valor de Responsabilidad Social Corporativo.

No hay Valor de RSC sólido creado sobre la base de devolución simple de partes. El Valor de Responsabilidad Social Corporativo que parte de la escucha y se sustenta en la intencionalidad de enriquecimiento de todas las partes, es el único que puede permitir asumir errores, sin perder la confianza y la fidelidad de los grupos interesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario