miércoles, 28 de mayo de 2014

Branding, Implementación de intención innovadora

Para encontrar el punto adecuado de implementación de fórmulas que levantan un concepto adecuado y efectivo, de Branding es necesario estructurar la intención de acción sustentándola en el grueso de nuestro tejido interno, mientras se asume que el tejido externo, en realidad, es parte intrínseca de todo el proyecto y que ambos deben estar completamente integrados, con capacidad de interacción, en todo el proceso.

Expandir la percepción de que no solo las grandes y buena ideas solo pueden venir de entornos de poder en jerarquías establecidas y altamente satisfechas permite ahorrar costes en estudio y planificación de estrategias, en primer término y disuelve la necesidad de implantación de estrictos procedimientos de control por donde se pierde la mayor parte de los esfuerzos económicos de estructuras con una clara apuesta por mantener una sólida Cultura del Miedo entre sus empleados y grupos interesados.

Hacer sello identificativo que la idea de que la capacidad intelectual y el talento individual y colectivo es el el máximo capital que las empresas  poseen, es renunciar a una Cultura de Abundancia que los modelos de negocio publicitan, pero en la mayoría de los casos, carecen. 

El uso correcto de los sistemas de gestión de ideas sostenido en elementos tecnológicos que facilitan la realización de tareas y la correcta utilización de estas herramientas, nacidas de la cualidad inherente de las personas como entidades con altas capacidades y necesidades de sociabilización, convierten la tarea de implantación en la estrategia más cómoda y segura para generar participación en la comunidad que genera nuestra empresa.


Como objetivos fundamentales

Facilitar la conexión, comunicación y colaboración entre los empleados del proyecto, permite encontrar personas con intereses y conocimientos específicos que delimitan y dibujan equipos de trabajo que, bien contextualizados, generan temas de alto interés para toda la estructura empresarial.


  • Creación de canales de comunicación, contacto y colaboración


Permite estar en contacto con ideas o temas a los que ya se le están ofreciendo soluciones específicas concretas, fomentando la innovación y ofreciendo a los liderazgos la cualidad de convertirse en constructores de propuestas con marcado carácter de éxito.


  • Obtener de la interacción y el Feed Back, la habilidad del observador que desarrolla su línea de trabajo en la puesta en pie de soluciones más eficaces.


Adecúa la necesidad de pertenencia e implicación, por la participación contributiva, que revierte en la certeza de ser y formar parte del cambio.


  • Construye espacios de colaboración para dar soluciones satisfactorias.

Logra manifestar, con claridad, quien o quienes son los que, realmente, merecen reconocimiento por sus contribuciones.

  • Permite establecer una estructura más satisfactoria, realista y útil  en los planes de motivación.


Un proyecto que apuesta por generar la Reputación correcta necesaria para poder manifestarse como una propuesta, con la clara intencionalidad de permanecer en los mercados, como miembro influyente de la comunidad donde habita se apoya en su propia comunidad para poder proyectarse, con todo éxito, en comunidades ajenas y allí donde los trabajadores forman parte del proceso, el liderazgo adquiere una tonalidad de aglutinador y constructor de ideas, en contraste, con la imagen del mando que está obligado a ser brillante y no cometer error en todo momento, limpiando la inversión que se realiza, de forma constante, en intensos e infinitos lavados de cara que no logran mantenerse, como reales, en el imaginarum y la experiencia de quien se relaciona con el modelo de negocio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario